El Mundo
Viernes 08 de Septiembre de 2017

El Papa pidió despejar las "tinieblas" de males que afectan a la humanidad

"Huyan de la tentación de la venganza", reclamó el Sumo Pontífice a los colombianos, al apoyar los acuerdos de paz con las guerrillas

El Papa Francisco pidió ayer que se despejen las "tinieblas" de males que afectan a la humanidad como la injusticia, la inequidad, la corrupción, el irrespeto a la vida y la sed de venganza, en una homilía celebrada ante más de un millón de feligreses en Bogotá. En la concentración más grande de su paso por la capital colombiana, el Papa encabezó una misa celebrada en el Parque Simón Bolívar, como punto final de una apretada agenda de actividades que empezó a desarrollar desde temprano.

Francisco dijo que muchos de los problemas que se presentan en el mundo también agobian a Colombia y que pueden ser superados "con un corazón verdaderamente libre" que siga a Jesús. "Aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social;las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo", dijo el pontífice. "Las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta y las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas", continuó el Papa.

Francisco señaló que en Colombia "peregrina una inmensa comunidad que está llamada a convertirse en una red vigorosa que congregue a todos en la unidad, trabajando en la defensa y en el cuidado de la vida humana, particularmente cuando es más frágil y vulnerable: en el seno materno, en la infancia, en la vejez, en las condiciones de discapacidad y en las situaciones de marginación social". El pontífice llegó en un automóvil al parque más grande de Colombia, ubicado en el oeste de la capital, tras lo cual abordó el papamóvil para hacer un largo recorrido por caminos internos del lugar, donde estaban 1,3 millón de personas, según funcionarios de la Alcaldía de Bogotá.

Francisco llegó el miércoles a Bogotá y ayer empezó sus actividades oficiales con una visita al palacio de gobierno, donde se reunió con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Después visitó la Catedral Primada, se dirigió a unos 25.000 jóvenes que llenaron la céntrica Plaza de Bolívar y se reunió con los obispos colombianos y con el comité directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) antes de presidir la misa en el Parque Simón Bolívar.

Emoción

El Papa clamó contra "la tentación de venganza" en Colombia, donde se emocionó con los jóvenes y apoyó los esfuerzos de paz del gobierno para enterrar el último conflicto armado en América. Francisco se pronunció contra la revancha que pueda generar décadas de conflicto con millones de víctimas, entre muertos, desaparecidos y desplazados, ahora que el presidente Juan Manuel Santos firmó la paz con la guerrilla de las Farc e intenta hacer lo mismo con la del ELN. "Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses sólo particulares y a corto plazo", afirmó el pontífice argentino al encontrar a Santos en la casa de Nariño, sede de gobierno. En ese sentido llamó a "sanar las heridas y construir puentes" tras el acuerdo con las ex Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que Santos sacó adelante a pesar de una férrea oposición de su antecesor, Alvaro Uribe, un líder de derecha muy popular en el país que fracasó en su intento de reducir militarmente a los rebeldes. En el marco de su primera visita a Colombia centrada en el perdón y la reconciliación, Francisco renovó sin ambages su respaldo a Santos en la búsqueda de una "paz estable" para un país todavía amenazado por la violencia del narcotráfico y grupos de origen paramilitar. "Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso", declaró.

Reconciliación

De su lado Santos, en su mensaje de bienvenida al Papa, destacó que Colombia es "el único país del mundo donde las armas se están cambiando por las palabras". Pero "de nada vale acabar una guerra, si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos", enfatizó antes de reunirse a puerta cerrada con el jefe del Vaticano. Tanto las Farc como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) se han apoyado en la Iglesia Católica para negociar la paz. El segundo grupo, con fuertes raíces católicas y comandada hasta los noventa por un cura español, pactó su primer alto al fuego bilateral en medio siglo de alzamiento armado en vísperas de la llegada de Francisco.

Con la eucaristía, Francisco terminó sus actividades oficiales en Bogotá, pues hoy estará en Villavicencio, mañana en Medellín y el domingo, último día de su visita, en Cartagena de Indias. No obstante, el Papa pernoctará en la capital hoy y mañana.

Comentarios