Venezuela
Sábado 08 de Julio de 2017

El opositor Leopoldo López salió de la cárcel y ahora cumple arresto domiciliario en Venezuela

El exalcalde de Caracas recibió el beneficio que lleva esperanzas a decenas de opositores que se encuentran detenidos.

El dirigente opositor Leopoldo López recibió el sábado el beneficio del arresto domiciliario después de pasar más de tres años y cinco meses detenido en una prisión militar, anunció el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en un gesto que impulsó las esperanzas hacia una amnistía más amplia para decenas de activistas encarcelados mientras se agrava cada vez más la agitación política en el país.
El exalcalde de Caracas, de 46 años, recibió la "medida humanitaria" de casa por cárcel por su "situación de salud", indicó en un comunicado el máximo tribunal.
leopoldo.JPG

La medida fue acordada por el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, quien decidió evaluar el caso "en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades" en la distribución del expediente y por información recibida sobre la "situación de salud" del político, agregó el escrito.
La oposición ha pedido la liberación de decenas de activistas que consideran prisioneros políticos como condición para iniciar conversaciones encaminadas a resolver una crisis política que ha dejado más de 90 muertos y cientos de heridos. López, el más prominente y desafiante de los que estaban tras las rejas, siempre fue visto como la última persona que probablemente pudiera salir de la cárcel en caso de cualquier capitulación del gobierno.
leopoldo1.JPG

"Esta es una capitulación importante del gobierno venezolano", dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch. Dijo que es una señal de que las masivas protestas callejeras, así como los llamados de los líderes democráticos de toda América Latina para poner fin a la represión, están teniendo "un impacto".
Gobiernos extranjeros y grupos de los derechos humanos han criticado desde hace mucho tiempo la detención de López por razones políticas y uno de los fiscales del caso _que más tarde solicitó asilo en Estados Unidos_ dijo incluso que el gobierno le ordenó arrestar a López a pesar de la falta de pruebas. El juez en el caso fue sancionado posteriormente por el gobierno de Barack Obama.
Tras conocerse la noticia, decenas de seguidores de López, dirigentes políticos, activistas de derechos humanos y periodistas se concentraron a las puertas de la casa del opositor, en el vecindario exclusivo de los Palos Grandes, en el este de la capital.
Hace dos semanas, Lilian Tintori, esposa del dirigente, difundió un video en el que se escucha una voz, que presuntamente es la de López, gritando a distancia desde su celda "¡me están torturando, denuncien!". Las autoridades no respondieron sobre la denuncia.
Tintori indicó a la prensa que por varias semanas le impidieron visitar a su esposo luego que se difundió a comienzos de junio un vídeo en el que opositor hablaba desde su celda y pedía a los venezolanos mantenerse en las calles y a los militares rebelarse contra el gobierno.
La esposa del dirigente también confirmó el mes pasado que el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, la ex canciller Delcy Rodríguez y su hermano, el alcalde de Caracas Jorge Rodríguez, se reunieron con López en la prisión y le hablaron sobre la posibilidad de darle el beneficio de casa por cárcel, pero que él descartó esa propuesta alegando que primero debían salir los casi 400 presos políticos y que el último sería él.
En el vídeo que se difundió en junio, se observaba a Lopez, vistiendo una camiseta blanca, con una cruz colgada en su cuello, con contextura delgada pero en forma.
El exabogado de Lopez Enrique Sánchez Falcón dijo a The Associated Press que las condiciones de arresto domiciliario de López dependerán de lo que defina el juez ejecutor de la medida, pero precisó que de acuerdo con lo que prevé la legislación venezolana, el dirigente deberá permanecer en su vivienda bajo vigilancia de los cuerpos de seguridad y con las visitas restringidas.
La Comisión Nacional por la Verdad, la Justicia y la Atención a las Víctimas y la Paz, un organismo oficial, dijo el sábado en un comunicado, que difundió la excanciller Rodríguez en su cuenta de Twitter, que se exhortó al sistema judicial a "evaluar la aplicación de fórmulas alternativas a la privación de la libertad" de las personas que se encuentran detenidas o condenadas, pero no ofrecieron detalles de los detenidos que podrían ser beneficiadas.
Uno de los abogados de López, Javier Cremades, consideró la medida otorgada a López como un "paso adelante" y atribuyó la decisión como un "gesto de debilidad del régimen de (Nicolás) Maduro y de fortaleza de la oposición".
En declaraciones a The Associated Press, Cremades aclaró que el beneficio de "casa por cárcel" significa que López debe cumplir el resto de su condena en su domicilio, del que no puede salir.
El dirigente opositor Henrique Capriles tuiteó: "Nos da gran alegría que Leopoldo López esté en su casa con su familia !Tiene que darse su libertad plena como a todos los presos políticos!". La coalición opositora había pedido la liberación de todos los presos políticos como parte de un conjunto de exigencias para cesar las manifestaciones contra el gobierno.
El exsecretario de Unasur y expresidente colombiano Ernesto Samper dijo a The Associated Press que la medida de López contribuirá a que se "abran espacio para seguir buscando una concertación" y se logre unas "elecciones democráticas, pacíficas y transparentes".
López fue detenido en febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas y un año después fue condenado a casi 14 años de prisión señalado de promover unas violentas protestas callejeras en la capital que dejaron tres muertos y decenas de heridos.
En febrero pasado el Tribunal Supremo de Justicia ratificó la condena de López por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir. El opositor y sus abogados siempre negaron las acusaciones y denunciaron que era un "preso político" del gobierno del presidente Nicolás Maduro.
Durante los tres años y medio que López estuvo en la cárcel solo le permitieron las visitas de sus abogados, familiares, algunos dirigentes opositores venezolanos y de Rodríguez Zapatero. Los ex presidentes Felipe González, de España; Andrés Pastrana, de Colombia; Jorge Quiroga, de Bolivia y Sebastián Piñera, de Chile, intentaron visitar al dirigente pero las autoridades no les dieron acceso a la cárcel.
Los partidarios de Maduro dijeron que la decisión de ninguna manera exonera a López o a la oposición de sus intentos de desestabilizar al gobierno. "Pdte @NicolasMaduro siempre ha hecho llamado a La Paz y el diálogo. La derecha siempre lo negó. Pero el Diálogo siempre da resultados", tuiteó el ministro de Información, Ernesto Villegas.
"Ojalá en sus nuevas condiciones @leopoldolopez llame a la reflexión a sus aliados y seguidores para que abandonen la violencia", agregó.

Comentarios