El Mundo
Martes 26 de Septiembre de 2017

El Kurdistán iraquí votó por su independencia

Más del 90 por ciento de los votantes kurdos expresó su apoyo a la independencia del Kurdistán, en el norte de Irak, en el referéndum unilateral celebrado ayer, según los resultados preliminares dados a conocer por la comisión electoral. Las autoridades de Irak consideran inválida la consulta. Países vecinos, que cuentan también con fuertes comunidades kurdas, como Siria, Turquía e Irán, se manifestaron en contra del refeféndum.

Más del 90 por ciento de los votantes kurdos expresó su apoyo a la independencia del Kurdistán, en el norte de Irak, en el referéndum unilateral celebrado ayer, según los resultados preliminares dados a conocer por la comisión electoral. Las autoridades de Irak consideran inválida la consulta. Países vecinos, que cuentan también con fuertes comunidades kurdas, como Siria, Turquía e Irán, se manifestaron en contra del refeféndum.

La asistencia a las urnas fue superior al 78 por ciento del padrón. Los resultados definitivos estarán disponibles en tres días. Tras el referéndum, muchos kurdos salieron a las calles de Erbil, la capital regional, a celebrar con bocinazos, banderas y fuegos artificiales.

De esta forma, varios millones de kurdos votaron para definir su independencia, en medio de un clima de tensión en la frontera con Turquía e Irán, los dos países vecinos que ya amenazaron con represalias, y en las ciudades disputadas con el poder central de Bagdad, quien desplegó tropas y redobló sus advertencias. La comisión electoral del Kurdistán informó, tras el cierre de los centros de votación en las cuatro provincias kurdas —Dohuk, Erbil, Suleimaniya y Halabja— y en las provincias mixtas y disputadas de Kirkuk, Diyala y Nínive, que la participación alcanzó al 78 por ciento del padrón, que también incluye a las minorías que viven en esas localidades, como los yazidíes.

El referéndum kurdo no sólo no sumó nuevos apoyos —algunos de sus socios históricos, como Estados Unidos rechazan una división del territorio iraquí—, sino que acumuló otro detractor: la ONU. El secretario general, António Guterres, apoyó la "soberanía, integridad territorial y unidad de Irak" y avisó que el referéndum del Kurdistán puede tener "efectos desestabilizadores" para el país y la región en general.

Desde la invasión estadounidense de Irak de 2003, la región se gobierna de manera autónoma. Su relación con Irak siempre fue tirante y el vínculo empeoró con el avance del Estado Islámico en 2014, que desnudó la debilidad del ejército iraquí y ratificó el valor de los peshmerga en el estratégico norte de Irak. Las fuerzas kurdas han sido vitales en contener al Estado Islámico, tanto en Irak, donde frenaron a los terroristas islámicos casi a las puertas de Erbil, como en la vecina Siria. Sus victorias realmente épicas contra el Estado Islámico dieron impulso a las autoridades kurdas, que se lanzaron por la independencia definitiva. Más de cinco millones de habitantes fueron convocados a responder una pregunta: "¿Quiere que la región del Kurdistán y las zonas kurdas fuera de la administración de la región se conviertan en un estado independiente?"

Comentarios