El Isis reivindica el atentado de Estambul y promete más sangre

El Estado Islámico no suele adjudicarse los ataques en Turquía, pero ayer sí lo hizo con el de Año Nuevo, que dejó 39 muertos y 69 heridos

El Estado Islámico o Isis reivindicó el atentado contra una discoteca de Estambul durante la noche de año nuevo, que dejó 39 muertos y 69 heridos. Es la segunda vez que el Estado Islámico o Isis reivindica un atentado en Turquía, pese a los muchos se le atribuyeron en 2015 y 2016. A la vez, Turquía detuvo a 8 sospechosos, pero entre ellos no está el autor, y dio a conocer un video en el que se ve al presunto autor del ataque. El letal atentado fue realizado con un fusil Kalashnikov y tal vez también con granadas.

Un "soldado del califato" es el responsable, afirma en el comunicado el Isis, difundido a través de Telegram. El Isis proclamó un califato en regiones de Irak y Siria en 2014. Un atacante solitario entró a las 1:15 del 1º de enero en el night club Reina, a orillas del Bósforo, y abrió fuego contra los cientos de personas que celebraban el año nuevo. Consiguió huir y sigue prófugo. "Siguiendo la bendita operación del Estado Islámico contra Turquía, protector de la cruz, uno de los heroicos soldados del califato golpeó el famoso club nocturno donde los nazarenos (cristianos) celebraban su fiesta politeísta. Atacó con granadas de mano y su arma automática y convirtió su celebración en luto", reza el mensaje. "Hicimos saber a la infiel Turquía que la sangre de los musulmanes que está siendo derramada en sus ataques aéreos y bombardeos de artillería se convertirá en fuego en sus territorios'', agregó el comunicado, también publicado por la agencia de noticias Amaq, del Isis. El vocabulario es típico del grupo islámico y sus publicaciones (Amaq, videos en sitios web, la revista Dabiq).

La ineficiencia del gobierno turco para defender objetivos que son a todas luces de alto valor para el Isis y otros grupos terroristas se repite a cada atentado. Ayer, el diario Hurriyet dio a conocer en su edición online detalles que evidencian la facilidad que tuvo el agresor para perpetrar la matanza sin ser detenido ni molestado. El joven llegó en taxi. Pero ante el embotellamiento que había en la zona costera europea del Bósforo se bajó del vehículo y continuó a pie hasta el club Reina, una discoteca exclusiva a la que concurren figuras famosas, como futbolistas y artistas de televisión. Un objetivo casi perfecto para el Isis, pero no estaba defendido en absoluto. Al contrario, los dos custodios abatidos en el ingreso estaban desarmados: por ley tienen prohibido llevar armas. Fueron blanco fácil para el atacante, como se observa en un video. El gobierno islamista turco del presidente Recep Erdogan desplegó de inmediato los habituales mecanismos de censura, pero aún así medios como el diario Hurriyet y las redes sociales permitieron conocer muchos detalles, así como imágenes terribles del interior del lugar luego del atentado. Una vez dentro del local, el atacante descargó metódicamente su Kalashnikov, al punto que usó seis cargadores y disparó un total de 180 disparos. Testigos señalan que disparaba al pasar en la cabeza de las personas tiradas al suelo. Luego fue a la cocina, se cambió la ropa y dejó su abrigo. Incluso tuvo tiempo para limpiar su fusil. Después salió a la calle sin ser interceptado, y se tomó otro taxi para dejar la zona. Como olvidó unas 500 liras turcas en su abrigo, al llegar al lugar que deseaba alcanzar se bajó del taxi y le dijo al conductor que no tenía efectivo.

Ayer, las autoridades dieron a conocer un video del joven, grabado en la ventanilla de registro de pasaportes. El joven, muy delgado y moreno, se ve tranquilo. Luego se conoció otro video, tomado por el propio sospechoso con su celular en las calles del centro de Estambul. Hurriyet dice en base a reportes policiales que el terrorista podría ser de Uzbekistán o Kirguistán. Le estiman una edad de alrededor de 25 años. Analistas de seguridad destacaron la frialdad y precisión del agresor. "Sin dudas sabía operar el arma (Kalashnikov) y la ha usado antes en zonas de guerra. También es seguro que ha matado antes", comentó un analista a Hurriyet. Esta clase de terroristas experimentados y sin temor a matar o morir se han formado en la extensa zona de guerra crónica de Siria e Irak.

La agencia turca de noticias Anadolu dijo que fuerzas antiterroristas detuvieron ocho personas que están siendo interrogadas en la sede principal de la policía. No proporcionó más información, pero se supo que entre los detenidos no está el terrorista. La policía también encontró similitudes con el ataque al aeropuerto en junio, e investiga si la misma célula podría haber perpetrado ambos atentados. Resultaría grave que la misma célula estuviera operativa luego de tanto tiempo transcurrido. El atentado suicida contra el aeropuerto de Estambul el pasado junio dejó 45 muertos y tiene similitudes evidentes: terroristas que despliegan sorpresivamente sus fusiles y lanzan granadas. El Isis no reivindicó ese ataque, como otros que se le atribuyen. Los tres atacantes del aeropuerto eran de Uzbekistán, Kirguistán y Rusia.

Según el diario inglés Daily Mail, la policía investiga señalamientos de que el sospechoso habría escapado de Estambul por mar. El joven habría tomado un transbordador que cruza el Mar de Mármara. Desde allí habría viajado hasta la ciudad de Bursa, la cuarta ciudad del país con 2,3 millones de habitantes.

despedida. Familiares sepultan a uno de los dos custodios asesinados al defender el ingreso del club nocturno.

Comentarios