El Mundo
Martes 30 de Mayo de 2017

El gobierno catalán anuncia que finalmente realizará la consulta "soberanista"

El gobernante Carles Puigdemont y sus socios de coalición dieron por "muerta" la negociación con Madrid, que respondió en forma tajante

El gobierno de Cataluña considera "muerta" la vía para negociar con Madrid un referéndum sobre la independencia y advirtió que dará los pasos necesarios para convocar la consulta de forma unilateral. Así lo dijo la portavoz del Ejecutivo catalán, Neus Munté, tras la reunión que mantuvo el jefe del gobierno regional, Carles Puigdemont, con representantes de los partidos catalanes a favor de la celebración de una consulta "soberanista". El gobierno español prepara medidas ante lo que considera una acción ilícita que "no tiene cabida en la Constitución" y por tanto "no se va a celebrar". Se prepara así un anunciado "choque de trenes".

"Vemos una enorme contradicción en invitarnos a negociar en el Congreso de los Diputados y decirnos al mismo tiempo que (el referéndum) es innegociable. No hay mejor definición de vía muerta", señaló la vocero Munté. Fijar la fecha de la consulta y la pregunta que se incluirá en las boletas es el paso que afrontan ahora los secesionistas. Se espera que estos detalles operativos y materiales se conozcan en un máximo de dos semanas. En el encuentro celebrado en Barcelona participaron, además de miembros del gobierno catalán, representantes de los partidos regionales PDeCATy ERC, que integran la coalición que gobierna Cataluña, el izquierdista "Podem" —o sea la "marca" de Podemos en catalán—, así como de los secesionistas CUP, Demòcrates y MES. Pero la foto de la unidad de los separatistas se rompió por la ausencia de "Catalunya en Comú", coalición izquierdista de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau. "Se han autoexcluido", criticó Munté.

La llamada "cumbre soberanista" tuvo lugar después de que el gobierno español de Mariano Rajoy rechazara por "enésima vez" negociar con Cataluña la celebración de un referéndum "soberanista" pactado, similar al celebrado en Escocia en 2014.

La "número dos" del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría, reiteró luego del acto de los secesionistas catalanes que la consulta "es innegociable" porque "no tiene cabida en la Constitución. No se va a celebrar", zanjó. "Si el señor Puigdemont quiere abordar un tema tan serio, debería buscar una fecha para venir al Congreso de los Diputados, que es donde en democracia se encuentran soluciones políticas a los problemas de España", dijo Sáenz de Santamaría en rueda prensa. Además, la vicepresidenta acusó al líder catalán de "instrumentalizar" un proceso "sin salida" para "estar pendiente de las encuestas" de cara a unas probables nuevas elecciones en Cataluña. "El clima en Cataluña es preelectoral", aseguró. Puigdemont apuntaría así más a asegurarse el puesto que a la independencia catalana, según este análisis.

El gobierno catalán quiere que la consulta se celebre como mucho en octubre, pero Madrid lo rechaza de plano. En este contexto, Rajoy y Puigdemont cruzaron varios mensajes y cartas en los últimos días. Madrid instó al jefe catalán a lanzar y debatir su propuesta de referéndum en el Parlamento español, pero éste rechazó la invitación.Rajoy recabó ayer el apoyo del Partido Socialista (PSOE) ante el desafío catalán. El nuevo líder de la formación más importante de la oposición, Pedro Sánchez, llamó a Rajoy para decirle que estará en la defensa de la Constitución y "contra cualquier intento de romperla".

Comentarios