El Mundo
Viernes 03 de Marzo de 2017

El ejército sirio logró recapturar la histórica ciudad de Palmira

Las milicias islámicas minaron la urbe antes de huir. Murió un jefe de la red Al Qaeda durante un bombardeo de la coalición internacional

La ciudad de Palmira, una joya arqueológica situada en el centro de Siria, fue reconquistada ayer por segunda vez en el año por el Ejército sirio que, apoyado por la aviación rusa, logró expulsar a los extremistas del Estado Islámico (EI). La urbe, que tiene más de 2.000 años de antigüedad y está inscrita por la Unesco en el patrimonio mundial de la Humanidad, cayó en manos del EI por primera vez en mayo de 2015, hasta que en marzo de 2016 los yihadistas fueron expulsados. Sin embargo, el Ejército sirio luego se trasladó a otro frente batalla y la milicia radical pudo volver a ocupar la ciudad en diciembre pasado.

La reconquista de la histórica Palmira se produjo en la misma jornada en la que la red islamista radical Al Qaeda informó que su número dos, Abu al Faraj al Masri, murió en Siria durante un bombardeo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos en ese país. En un comunicado conjunto, la rama de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y en el Magreb Islámico (AQMI) aseguraron que el jeque egipcio y "líder sabio", al que denominaban Ahmad Hasan Abu al Jair al Masri (el egipcio), murió en Siria. No precisaron cuándo sucedió.

Al Masri, de 59 años, era yerno de Osama Bin Laden, fundador de Al Qaeda y cara visible de los atentados contra Estados Unidos en septiembre de 2001. El crecimiento de Al Qaeda en Siria es apenas una de las consecuencias de la profundización de una guerra que ya lleva casi seis años, ha dejado más de 250.000 muertos y ha involucrado a las principales potencias del mundo y a algunas de las milicias transnacionales más sangrientas del planeta.

En ese marco, la comandancia general del Ejército anunció ayer una gran victoria: las "unidades de nuestras Fuerzas Armadas en cooperación con nuestros aliados han recuperado la ciudad de Tadmur (Palmira, en árabe) y las áreas que la rodean, tras una serie de operaciones militares exitosas". El comunicado recogido por la agencia oficial siria, SANA también aseguró que los combatientes contaron con el apoyo de la aviación rusa y siria, sin que la estructura del teatro y su ciudadela hayan resultado gravemente dañados.

El Ejército sirio calificó la expulsión de los yihadistas de la histórica Palmira como un "duro revés para la organización terrorista" EI, "que ha comenzado su retroceso y su colapso".

Palmira fue en los siglos I y II D.C. uno de los centros culturales más importantes de la época y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el desierto del centro de Siria. Durante su dominio, los yihadistas dinamitaron los templos de Bel y Bal Shamín, el frente escénico del teatro romano, el tetrapilón, el arco del triunfo y numerosas estatuas del museo de la ciudad, acciones que fueron consideradas como "crímenes de guerra" por la Unesco.

El máximo responsable de las Antigüedades y de los Museos de Siria, Maamun Abdelkarim, explicó a la prensa que las fotos a las que han tenido acceso hasta el momento han sido difundidas a través de Internet y precisó que hoy o mañana funcionarios de la ciudad siria de Homs, capital de la provincia homónima donde se encuentra Palmira, visitarán las ruinas.

Abdelkarim, quien advirtió de que la situación en la zona es muy peligrosa debido a las trampas y minas plantadas por los combatientes del EI, comentó que se creía, antes de ver las primera fotos, que los daños causados por los yihadistas y los combates eran mucho peores.

El EI se retiró de Palmira y, en su huida, colocó minas y bombas en numerosos puntos de la urbe.

Comentarios