El Mundo
Viernes 23 de Junio de 2017

El chavismo manda a sus figuras a competir en la Constituyente

La esposa de Maduro y la hasta ayer canciller Delcy Rodríguez irán a las urnas en unas elecciones de tipo corporativo. Crece el poder de los militares

En medio de las continuas protestas callejeras contra su gobierno, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro tomó juramento a nuevos ministros, cuyos predecesores dejan sus cargos para competir en la elección de constituyentes. Esto significa que el chavismo se juega con sus principales figuras en esos comicios. A la vez, los ministros militares aumentan de número. El avance del ala militar del régimen es cada vez más evidente, en un contexto de crisis económica y social que no parece tener fin.

La cuestionada convocatoria a Asamblea Constituyente elegirá, el próximo 30 de julio, a sus 545 miembros. Pero lo hará mediante un sistema indirecto corporativo y con una distribución de colegios electorales que no coincide con el de la población. Estas distorsiones contradicen a la Constitución, que indica además un referendo consultivo previo que el chavismo ha eludido. Ayer se registraron nuevas protestas en Caracas, como viene ocurriendo desde hace casi tres meses, con un saldo acumulado de 75 manifestantes muertos.

En la lista de candidatos a la futura Constituyente figuran, entre otros, la primera dama, Cilia Flores, y la hasta ayer canciller Delcy Rodríguez. "Me parto de mis responsabilidades como canciller y por amor a Venezuela me incorporo como candidata a la Asamblea Nacional Constituyente", afirmó Rodríguez, quien tuvo un muy polémico protagonismo hasta el martes en la asamblea de la OEA. Maduro designó canciller al historiador Samuel Moncada, quien hasta ahora era viceministro para América del Norte y embajador ante la OEA. Maduro expresó su disposición a dialogar con el estadounidense Donald Trump, al tiempo que destacó que Washington habría "pedido unas reuniones importantes de muy alto nivel y yo aprobé las reuniones". "¿Por qué no vamos a dialogar? Claro que tenemos que dialogar", agregó.

Entre las nuevas figuras en el gabinete destaca el general de división Carlos Osorio, ex ministro de Alimentación que regresa al gobierno como titular de la cartera de Presidencia en sustitución de una mujer almirante, Carmen Meléndez, quien también será candidata a constituyente. Otro general, Juan García Toussaintt, que viene de desempeñarse como jefe del ejército, quedó al frente del Ministerio de Transporte. La gran proporción de generales en el gobierno de Maduro no tiene paralelo en el continente. Esta semana Maduro realizó cambios en la cúpula de las diversas fuerzas, entre ellas la Guardia Nacional, la policía militar que lleva adelante la represión contra las manifestaciones y que carga con gran parte de las muertes de opositores. Siguen en sus cargos dos poderosos generales: el titular de Defensa, Padrino López, y el de Interior, Néstor Reverol. Se afirma que el "partido militar" tiene cada vez más el poder real detrás de la figura de Maduro, muy debilitado por su impopularidad y la extrema crisis económica que sufre Venezuela.

Maduro también designó a otro general, Antonio Benavides, como jefe del Distrito Capital, cargo creado después de que el opositor Antonio Ledezma fuese elegido alcalde de Caracas en 2008. La Alcaldía de Caracas fue vaciada de recursos y competencias y Ledezma fue encarcelado.

Otra muerte

El nombramiento de Benavides se produjo horas después de que fuera apartado como comandante de la Guardia Nacional. Esta fuerza es objeto de críticas por la represión, que ha dejado al menos 74 fallecidos y 1.413 lesionados. Pero la salida de Benavides no mejoró la conducta de la Guardia Nacional. Ayer efectivos de la Guadia Nacional asesinaron a tiros de escopeta al joven manifestante David José Vallenilla, de 22 años. El grave hecho fue captado en video y fotos y evidencia la alevosía con que actúa la Guadia Nacional.

educación en cárceles

Comentarios