El Mundo
Domingo 09 de Julio de 2017

El chavismo excarceló al líder opositor López: cumplirá arresto domiciliario

El dirigente dejó ayer la prisión militar de Ramo Verde, donde estaba preso desde 2014 por "problemas de salud", según dictaminó el TSJ.

Leopoldo López, el más emblemático de los opositores presos en Venezuela, salió de prisión la madrugada de ayer y quedó bajo arresto domiciliario, tras 100 días de fuertes tensiones por una oleada de protestas opositoras contra el gobierno de Nicolás Maduro, quien ayer le reclamó un mensaje de rectificación y paz. Sonriente, ataviado con una remera blanca, López apareció ondeando la bandera nacional y el puño en alto en señal de victoria, en su primera aparición tras ser excarcelado, frente a dos centenares de seguidores eufóricos y de periodistas, sobre el dintel de la entrada de su casa, en el este de Caracas.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado de seguir los dictados del gobierno chavista, otorgó la llamada «casa por cárcel» a López, quien llevaba tres años y cinco meses preso, alegando "problemas de salud", según un fallo redactado por su propio presidente, Maikel Moreno, un polémico juez cercano a Maduro. El emblemático dirigente fue visto sin embargo en buen estado y su cambio en el régimen de prisión parece estar relacionado más con una negociación política que con una cuestión humanitaria.

En un mensaje leído por el coordinador de su partido Voluntad Popular, Freddy Guevara, López ratificó su "firme oposición al régimen" y su compromiso de "luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela". Su excarcelación ocurre en momentos de fuerte convulsión social, en medio de una grave crisis política y económica: la oposición realiza protestas casi a diario que dejan 91 muertos desde el 1º de abril, para rechazar una Asamblea Constituyente convocada por Maduro y exigir su salida del poder. "No estoy dispuesto a claudicar en mi lucha por la libertad de Venezuela y si ello implica que deba volver a una celda en (la prisión de) Ramo Verde, estoy dispuesto a hacerlo", sentenció, al convocar también a los venezolanos a seguir en las calles.

Al respecto, Maduro reclamó ayer a López "un mensaje de rectificación y paz". "Ojalá esta medida (...) sea entendida y el señor LL (así se refirió a López), lance un mensaje de rectificación y de paz, porque el país quiere paz", dijo el mandatario en un acto público transmitido en cadena de radio y televisión. Agregó que acata y respalda la decisión del TSJ a favor del dirigente.

¿Apertura o debilidad?

López, de 46 años, fue arrestado en febrero de 2014 y cumplía en la prisión militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, una condena de casi 14 años, acusado de incitar a la violencia en las protestas que, durante cuatro meses ese año, exigieron la renuncia de Maduro, con saldo de 43 muertos. Su esposa Lilian Tintori, con quien tiene dos hijos y a quien el presidente Donald Trump recibió recién instalado en la Casa Blanca, calificó la excarcelación como "un paso más por libertad de Venezuela".

Previo a la declaración de Maduro, varios de sus ministros, como el de Defensa, general Vladimir Padrino López, destacaron que la decisión del TSJ fue producto del diálogo, las gestiones internacionales y la "voluntad de paz" del presidente. "Ojalá la MUD (opositora Mesa de la Unidad Democrática) asuma con madurez y paren la violencia", aseguró Elías Jaua, delegado por el mandatario para impulsar la Constituyente.

El analista Luis Vicente León cree que es un "evidente movimiento estratégico del gobierno para bajar la presión, que se precipita" por el rechazo mayoritario "demoledor" a la Constituyente.

A fines de 2016, bajo mediación internacional, gobierno y oposición iniciaron un diálogo auspiciado por el Vaticano, tras lo cual fueron liberados varios presos de bajo perfil. Pero la negociación fracasó en diciembre. López fue visitado varias veces por el ex gobernante español Rodríguez Zapatero, la última el 4 de junio, cuando también asistió la entonces canciller Delcy Rodríguez y el hermano de ésta, el influyente dirigente chavista Jorge Rodríguez. Tras esa reunión, Tintori negó que se estuviera negociando una medida de «casa por cárcel» a cambio de la desactivación de las protestas. "Leopoldo jamás va a negociar su libertad", aseguró.

López, a quien según su padre —del mismo nombre— le instalaron un brazalete electrónico, es el símbolo de los opositores presos, entre ellos el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, también bajo arresto domiciliario. Su excarcelación fue saludada por los gobiernos de Argentina, Brasil, Estados Unidos, México, España, Chile, Colombia y Perú, en tanto que líderes de la oposición, como Henrique Capriles, pidieron su "libertad plena" y la de todos los presos considerados políticos.

Los porqués de la inesperada decisión del tribunal judicial

El tablero político venezolano se estremeció con la excarcelación de Leopoldo López, el más notable de los opositores presos. ¿Por qué se tomó esta decisión justo en uno de los momentos más álgidos de la crisis? Aunque habrá que esperar próximos movimientos, lo cierto es que el gobierno retrocedió frente a lo que consideraba una línea roja, mientras que López echó atrás en cuanto a su determinación de salir de prisión solo con libertad plena y no bajo arresto domiciliario. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) habló en su fallo de una "medida humanitaria" por razones de salud, pero los motivos, según analistas, van al fondo del conflicto.

• Descompresión. Venezuela vive desde el 1º de abril las mayores protestas contra el presidente Nicolás Maduro, que dejan 91 muertos y exigen su salida. En medio de esa ofensiva, Maduro convocó a una Asamblea Constituyente, tensando la cuerda, pues la oposición la considera un fraude del mandatario para perpetuarse en el poder. La excarcelación de López apuntaría a descomprimir el escenario, en el que el gobierno carga con una cuota alta de desprestigio por la "represión" contra oponentes.

• Divisiones. Las protestas, la Constituyente y una serie de decisiones del TSJ contra el Parlamento de mayoría opositora abrieron grietas en el oficialismo, que perdió a una de sus principales aliadas, la fiscal general, Luisa Ortega, enfrentada ahora a un proceso de destitución. Pero, aunque la oposición asegura que hay descontento en algunos militares, no hay evidencia de fractura en la Fuerza Armada, principal sostén de Maduro, a la que otorgó gran poder político y económico.

• ¿Negociación? López fue excarcelado tras varias visitas a la cárcel del ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien medió el año pasado en una fracasada negociación entre gobierno y oposición. La más reciente cita se dio el 4 de junio y López rechazó entonces el arresto domiciliario, según su esposa, Lilian Tintori.

   "El gobierno no da puntada sin hilo. Algunos voceros van a salir a decir que hay negociaciones de alto nivel para desacreditar a la oposición", opina el politólogo Luis Salamanca, quien advirtió sin embargo que Maduro no va a entregar el poder y difícilmente cederá en la Constituyente.

Comentarios