El Mundo
Sábado 15 de Julio de 2017

El 2 de agosto, diputados deciden si abren juicio a Temer

El Congreso de Brasil votará el 2 de agosto sobre la denuncia por corrupción que busca sacar del cargo al presidente Michel Temer, según informaron ayer medios locales. "Es la mejor fecha. Fue un acuerdo entre la base (de Temer) y la oposición", señaló el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, miembro del grupo parlamentario que apoya al gobierno conservador.

Maia fijó la sesión después de que la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) parlamentaria, a cargo de analizar el caso en un primer paso, diera en la noche del jueves un pequeño triunfo inicial a Temer rechazando la denuncia y pidiendo que el pleno descarte el pedido de la fiscalía para juzgar al mandatario. Para que la denuncia proceda, el pleno debe apoyar con una mayoría de dos tercios el proceso judicial contra Temer.

El voto a su favor en la CCJ le da una victoria más bien simbólica al Ejecutivo brasileño, ya que en la práctica la recomendación de la comisión debe influir poco en el parecer final del pleno.

Inmunidad

La fiscalía de Brasil denunció al líder conservador por delitos de corrupción, lavado de activos y asociación criminal en un escándalo, relacionado con la megaoperación "Lava Jato" ("Lavado de autos"), que sacudió al país sudamericano a finales de mayo. Al tratarse del presidente, el Congreso debe dar el visto bueno para retirar su inmunidad y que el Tribunal Supremo proceda a abrir el juicio. En ese caso, Temer sería inicialmente suspendido del cargo y podría ser sometido a un juicio de "impeachment".

El voto del pleno contra Temer es considerado a estas alturas como improbable, ya que el presidente dispone aún de amplios apoyos en el Parlamento. Varios miembros de su base aliada se han mostrado sin embargo críticos con él debido a la gravedad de las acusaciones. Temer está acusado de haberse beneficiado durante años del pago de sobornos. La denuncia se apoya en documentados aportados a la Justicia por el gigante del sector de la carne JBS.

El escándalo es parte de la operación "Lava Jato", que puso en jaque a gran parte de la clase política brasileña con sus investigaciones sobre corrupción desde hace tres años.

El acusado más famoso es hasta ahora el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado esta semana a nueve años y medio de prisión por aceptar sobornos. Lula, presidente entre 2003 y 2010, puede apelar a la sentencia sin embargo en libertad.

Comentarios