El Mundo
Jueves 27 de Abril de 2017

EEUU despliega un sistema antimisiles en Corea del Sur

Está planificado para disuadir al régimen de Pyongyang de lanzar un ataque. Pekín ve amenazados sus intereses estratégicos de seguridad.

En medio de las crecientes tensiones con Corea del Norte, Estados Unidos comenzó ayer a construir un controvertido escudo antimisiles en Corea del Sur, antes de lo previsto. Los primeros contenedores con componentes del sistema THAAD (Sistema Terminal de Defensa Aérea a Gran Altitud) fueron llevados ayer a un terreno en la provincia de Gyeongsang, informó el Ministerio de Defensa surcoreano. Fueron transportados un radar, lanzamisiles móviles y otros elementos.

Un portavoz del Departamento de Defensa en Washington dijo que Estados Unidos trabaja con Corea del Sur para concluir lo antes posible la instalación del sistema defensivo THAAD, que servirá para proteger al territorio surcoreano de la amenaza de los misiles de Corea del Norte.

El jefe del comando estadounidense en el Pacífico aseguró que cualquier misil norcoreano disparado contra las fuerzas estadounidenses será destruido. "Si vuela, morirá", dijo el almirante Harry Harris al Congreso en Washington.

El anuncio surcoreano sobre los avances para el establecimiento del THAAD se produjo mientras buques militares de Estados Unidos fuertemente equipados convergen a las aguas de la Península Coreana y una combativa Corea del Norte da indicios de posibles ensayos nucleares y de misiles. Harris dijo que el THAAD estará en condiciones de operar en pocos días. Washington ya había anunciado los planes para el estacionamiento del sistema THAAD. En marzo, el comando de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico comunicó que habían arribado a Corea del Sur los primeros componentes. China ve amenazados sus intereses de seguridad por el THAAD, porque el sistema de advertencia temprana también podría registrar el potencial misilístico de Pekín y afectar sus estrategias.

El traslado de las primeras partes del sistema THAAD también estuvo acompañado de las protestas de cientos de habitantes de la zona y activistas, que protagonizaron enfrentamientos con la policía que dejaron una decena de heridos. Los vecinos de la zona critican que no se les haya consultado el establecimiento del escudo y temen poder convertirse en el primer objetivo de un posible ataque misilístico norcoreano. La situación es muy tensa en la región después de que Corea del Norte llevara a cabo el año pasado más de 20 pruebas de misiles balísticos y dos de bombas atómicas. El presidente estadounidense, Donald Trump, ya amenazó varias veces con actuar de forma unilateral si China no aumentaba su presión sobre el régimen de Pyongyang. Algunos de los barcos de guerra participaron ayer por segundo día en maniobras marítimas junto con las fuerzas surcoreanas y las japonesas.

El martes, EEUU hizo una demostración de fuerza con el envío del submarino nuclear "USS Michigan", que atracó en la ciudad surcoreana de Busan.

Comentarios