El Mundo
Jueves 10 de Agosto de 2017

EEUU advierte a Corea del Norte que arriesga su "destrucción"

Trump presume del poderío nuclear de su país para frenar a Pyongyang, que amenazó con atacar bases militares en la isla de Guam en el Pacífico

Estados Unidos advirtió ayer al régimen de Corea del Norte que arriesga su "destrucción" si continúa con su programa armamentístico, luego de que el presidente Donald Trump se jactara del poderío estadounidense ante la creciente inquietud internacional. Un día después de prometer "fuego e ira" al régimen de Pyongyang "como el mundo nunca ha visto", Trump celebró en Twitter haber modernizado el arsenal nuclear de Estados Unidos, que "ahora es mucho más fuerte y más poderoso que nunca", escribió. "Espero que nunca tengamos que usar este poder", agregó, tras su advertencia sin precedentes al régimen de Kim Jong-un, que amenazó con atacar con misiles nucleares territorio estadounidense.

Lejos de apaciguar las aguas, el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, instó por su parte a Corea del Norte a "renunciar" al desarrollo de armas nucleares y dejar de fomentar acciones que llevarían "al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo". En línea con los tuits de Trump, el jefe del Pentágono minimizó el poderío militar de Pyongyang, aseverando que "perdería cualquier carrera armamentística o conflicto que se iniciara" con Estados Unidos.

Las repercusiones de los tuits de Trump y su incendiaria andanada del martes desde su club de golf en Nueva Jersey, donde está de vacaciones, afectaron a la baja al dólar, a las principales bolsas mundiales y despertaron inquietudes. China exhortó a evitar "las palabras y actos susceptibles" de agravar la tensión, en tanto Berlín pidió "moderación" a ambas partes. Francia, en tanto, elogió la "determinación" de Trump ante Pyongyang. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo "preocupado", y llamó a través de su portavoz a reducir las tensiones y apelar a la diplomacia. A instancias de Washington, la Organización de las Naciones Unidas endureció días atrás las sanciones a Pyongyang por su programa nuclear, que podrían costarle al régimen norcoreano 1.000 millones de dólares anuales.

"No hay para dónde correr"

Pyongyang, por su parte, evaluaba atacar con misiles balísticos de medio alcance las inmediaciones de las bases militares estadounidenses en la isla de Guam en el Pacífico, según reportes de la agencia oficial KCNA. Sin embargo, Estados Unidos descartó una "amenaza inminente" para ese estratégico enclave militar, donde tiene desplegados unos 6.000 soldados, u otros objetivos de ese país, confiado en que la presión diplomática prevalezca. Esa base militar aloja también los bombarderos estratégicos B-1B con capacidad nuclear, que el martes volvieron a ser enviados por Estados Unidos a la Península Coreana, según adelantó la agencia Yonhap citando fuentes militares surcoreanas. "Creo que los estadounidenses deben dormir bien, sin tener ninguna preocupación sobre esta particular retórica de los últimos días", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, tras justificar el "mensaje fuerte" del presidente Trump "en un lenguaje que Kim Jong-un pueda comprender".

La remota y paradisíaca isla de Guam, de apenas 550 kilómetros cuadrados y donde viven 162.000 personas, en su mayoría dedicados al turismo, permanecía ayer en calma frente a la amenaza norcoreana. El gobernador Eddie Calvo minimizó los dichos de Pyongyang, pero señaló que el territorio está "preparado para cualquier eventualidad". "No es que haya algo que podamos hacer de todos modos, esta es una isla pequeña, no hay para dónde correr", dijo el residente James Cruz.

La retórica de Trump ha ido en aumento con Pyongyang tras conocerse dos pruebas exitosas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) por parte del régimen de Kim. La primera prueba, que Kim describió como un regalo a los "bastardos estadounidenses", mostró que el dispositivo podía alcanzar Alaska. La segunda sugirió que podría incluso llegar a Nueva York.

El martes, el diario The Washington Post reportó que Corea del Norte estaría en capacidad de colocar pequeñas ojivas nucleares en esos misiles, según un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés). El Post también señaló que otra evaluación de inteligencia estimó que Corea del Norte tiene ahora hasta 60 armas nucleares, más de lo que se pensaba. Especialistas aseguran que Pyongyang aún debe superar obstáculos técnicos, en especial para lograr miniaturizar una ojiva nuclear para introducirla con éxito en un misil. Pero pese a las discrepancias, todos están de acuerdo en que Corea del Norte avanza rápidamente en su carrera de armas nucleares desde la llegada al poder de Kim en diciembre de 2011.

Nagasaki aboga por un mundo libre de armas atómicas

Nagasaki conmemoró ayer el 72º aniversario del impacto de la bomba atómica sobre esta ciudad japonesa con un llamado a la paz y a que los líderes mundiales secunden el primer tratado de prohibición de armas nucleares aprobado en julio. La luctuosa fecha fue recordada con una ceremonia en su Parque de la Paz, que tuvo su momento central en un minuto de silencio que se guardó a las 11.02 (23.02 de Argentina) la hora exacta en que la bomba "Fat man" estalló sobre la ciudad. Tras el acto en memoria de las víctimas, el alcalde Tomihisa Taue pronunció un discurso marcado por el reclamo de que el primer tratado de prohibición de armas nucleares, secundado por 122 miembros de la ONU, no incluya a ninguna potencia atómica ni a muchos de sus aliados, entre ellos Japón. Taue reprochó la negativa del Ejecutivo nipón a adherirse al primer acuerdo que prohíbe este tipo de bombas legalmente e pidió que Japón se una sin dilación. EEUU lanzó la primera bomba nuclear de la historia sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y tres días después una segunda bomba, y la última hasta la fecha, sobre Nagasaki, lo que desembocó en la capitulación de Japón el 15 de agosto y el fin a la Segunda Guerra Mundial.

Comentarios