El Mundo
Viernes 31 de Marzo de 2017

Dura condena regional por la ruptura del orden democrático en Venezuela

La OEA calificó el fallo como un autogolpe, Macri insistió en la necesidad de que se cumpla el calendario electoral y Perú retiró a su embajador

Distintos gobiernos de la región, entre ellos Argentina, expresaron ayer su preocupación por la situación en Venezuela, calificada por la OEA como un "autogolpe", mientras que la Unión Europea solicitó un "calendario electoral claro" en Venezuela y respeto a la Asamblea Nacional y Perú anunciaba el retiro de su embajador en Caracas.

Tras el polémico fallo de la Corte venezolana, el presidente Mauricio Macri hizo "un llamamiento a recomponer el orden democrático en ese país, manifestó su preocupación por la disolución del Parlamento e insistió en la necesidad de que se cumpla el calendario electoral para elegir nuevo presidente. Macri recibió ayer en su despacho a la activista política venezolana Lilian Tintori, esposa del dirigente Leopoldo López, detenido por disposición del gobierno de Nicolás Maduro. Tras ser recibida en la Casa Rosada por el término de 20 minutos, Tintori afirmó que "desde el liderazgo del presidente Macri hay que impulsar el cambio en Venezuela". "Venezuela es una dictadura y con los liderazgos fuertes de la región vamos a salir de esta dictadura y la forma de salir es con elecciones presidenciales este año: el 2017. El presidente Macri comparte esta idea, me dijo que eso es lo que tiene que pasar, que se va a pronunciar una vez más y que va a estar muy pendiente de cada uno de los venezolanos", enfatizó la dirigente.

"Fue una reunión muy sensible, sincera, Macri se mostró muy impresionado porque en las últimas horas se ratificó la dictadura en Venezuela", dijo Tintori y destacó el "compromiso muy grande" del presidente argentino "con el pueblo venezolano y para que haya elecciones en Venezuela este año".

Argentina ya había expresado ayer temprano "gran preocupación" ante la decisión del TSJ venezolano de asumir las funciones legislativas.

A su vez, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció ayer lo que hubo un "autogolpe de Estado" en Venezuela y pidió convocar de urgencia al Consejo Permanente del ente continental. "Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado", añadió el diplomático, haciendo referencia a sendos informes de mayo de 2016 y 14 de marzo de 2017 en los que detalló un desandar antidemocrático del gobierno de Maduro.

Carta democrática

Almagro llamó a los 34 países miembros de la organización a "actuar sin dilaciones". "Es urgente la convocatoria de un Consejo Permanente en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática" Interamericana, afirmó. El artículo 20 de la Carta estipula a la OEA a actuar en caso de "alteración del orden constitucional" en un país miembro.

Con todo la mayor reacción fue Perú, que retiró ayer "de manera definitiva" a su embajador en Venezuela, en protesta por la decisión del TSJ, informó en Lima el ministro del Exterior, Ricardo Luna. El endurecimiento de la posición fue adoptado minutos después de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski tildara en Twitter de "inaceptable" el cierre de la Asamblea venezolana.

Estados Unidos, por su parte, denunció que la "usurpación" del Poder Judicial es "una ruptura de las normas democráticas". Además, señaló que el dictamen "daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos".

Brasil, en tanto, calificó de "ruptura del orden constitucional" el fallo. "El pleno respeto al principio de la independencia de poderes es un elemento esencial para la democracia. Las decisiones del TSJ violan ese principio y alimentan la radicalización política", advirtió la Cancillería brasileña. Chile expresó su preocupación por los acontecimientos en Venezuela. "Quisiera expresar la alta preocupación del gobierno por el agravamiento de la situación venezolana", dijo el canciller Heraldo Muñoz desde Portugal, donde acompaña en una gira a la presidenta Michelle Bachelet, quien consideró alarmante la situación.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, aseguró en Bogotá que su gobierno está preocupado por lo que considera un "deterioro del orden democrático" del país bajo el régimen chavista. El diplomático envió su mensaje luego de una reunión con su homóloga colombiana, María Angela Holguín. La representante del gobierno de Juan Manuel Santos también se sumó a la condena. "Rechazamos esta no división de los poderes", dijo Holguín.

La Unión Europea pidió un "calendario electoral claro" en Venezuela y llamó a "respetar la Asamblea Nacional y a todos sus miembros", después de las controvertidas decisiones de la Justicia chavista.

Comentarios