El Mundo
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Donald Trump se defiende por haber compartido información con Rusia

Es inteligencia sobre el Isis que proviene de Israel. Aseguró que tiene "el derecho absoluto" de hacerlo. Hay estupor entre la diplomacia

Donald Trump reivindicó haber compartido información confidencial con Rusia. Aseguró que se trató de "información relacionada con el terrorismo y la seguridad aeronáutica" y que tiene "el derecho absoluto" de hacerlo. Con sus habituales tuits, el mandatario agregó que la información está vinculada con el Estado Islámico, y que desea que Moscú intensifique su compromiso antiterrorista. La revelación del caso por el diario The Washington Post, causó una tormenta política y dejó a muchos países preguntándose si pueden compartir información confidencial con la Casa Blanca. Los funcionarios de la administración estadounidense salieron a contener daños y explicar que la información no era confidencial sino "de fuentes abiertas", es decir, no secreta sino de circulación extendida dentro de los estamentos del gobierno.

El jefe de seguridad nacional de la Casa Blanca, H.R. McMaster, dijo a la prensa que la información que dio Trump al canciller ruso Sergei Lavrov y el embajador Sergei Kislyak el el jueves pasado en la Casa Blanca era "totalmente apropiada" y de "fuentes abiertas", es decir, no secreta. Agregó que Trump no "tuvo ningún conversación inapropiada o que resultara en una filtración de la seguridad nacional". En "este contexto fue que el presidente discutió con el ministro de Exterior (ruso) de manera totalmente apropiada y consistente con el intercambio de información entre el presidente y los líderes con los que se encuentra", señaló McCaster. El presidente, subrayó, puede compartir "cualquier información que él piense es necesaria para la seguridad del pueblo estadounidense, y es lo que hizo". El mismo Washington Post admite que las confidencias de Trump con Lavrov y Kislyak son legales. "El presidente tiene amplia autoridad para desclasificar información, (de modo) que es improblable que sus intercambios con los rusos fueran ilegales", admitió el diario, un declarado adversario del presidente republicano. Pero, agrega de inmediato que "la información clasificada que (Trump) compartía con un enemigo geopolítico (Rusia) era sin embargo explosiva, habiendo sido proporcionada por un socio crítico de Estados Unidos a través de un acuerdo de inteligencia tan delicado", que sus detalles han sido denegados incluso a los aliados y a otros funcionarios del gobierno. Ese país sería Israel, según la CNN. La información que compartió Trump con los dos rusos se refería a las capacidades del Isis para fabricar bombas.

Como sea,el caso está teniendo efectos en la escena internacional. Dos diplomáticos dijeron a la CNN que sus países replantearán el intercambio de información con Washington a partir de ahora. "Es un problema, y queremos estar seguros de que la información sensible se maneja apropiadamente", dijo un diplomático europeo. El profesional señaló que van a replantear por completo el modo en que se comparte información, la que de ahora en más sería transmitida solo por canales militares y de funcionarios de inteligencia. Otro funcionario de inteligencia europeo le dijo a la agencia AP que su país podría dejar de compartir información con Estados Unidos si se confirma que Trump compartió datos confidenciales con los rusos. Revelar tales secretos "podría comprometer nuestros recursos", dijo la fuente.

Acuerdo violado

En su encuentro con Lavrov y Kislyak, Trump compartió detalles sobre la amenaza del Estado Islámico en cuanto al uso de laptops en aviones, dijo una fuente estadounidense a AP. Esa información secreta había sido entregada a Estados Unidos por un país aliado, y compartirla es una violación del acuerdo de colaboración de inteligencia con ese país, agregó la fuente. Se le informó luego a Trump que había violado el protocolo y sus allegados hicieron llamadas a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y a la CIA a fin de mitigar el daño. La fuente, que pidió no ser identificada, no quiso revelar de qué país había provenido la información secreta. Al divulgar esa información, Trump puso en riesgo a una fuente del Estado Islámico, según el Washington Post.

El funcionario estadounidense citado por AP dijo que Trump se jactó de tener acceso a información confidencial durante su reunión con Lavrov y Kislyak. Según la transcripción oficial del encuentro, Trump les dijo: "Tengo acceso a una información fabulosa. Tengo gente que me pasa información fabulosa todos los días". Kislyak ha sido una figura clave en el escándalo que tiene como centro la ayuda que Rusia enregó a la campaña de Trump y que tuvo peso decisivo para que ganara las elecciones.

Comentarios