El Mundo
Miércoles 19 de Abril de 2017

Detienen a dos yihadistas en Francia que planeaban asesinar a un candidato

Las fuerzas de seguridad sospechan que el conservador François Fillon era el blanco. Los detenidos son de nacionalidad francesa

El mitin que François Fillon celebró el pasado viernes en Montpellier fue vigilado por francotiradores de la policía. Una compañía de agentes de operaciones especiales permanecía dispuesta a intervenir. A Fillon se le aconsejó vestir un chaleco antibalas, pero el candidato conservador rehusó. ¿La razón de tantas precauciones? El Ministerio del Interior galo temía un atentado contra él por parte de dos hombres, Mahiedine Merabel y Clément Baur, intensamente buscados desde diciembre. Ambos fueron detenidos ayer en Marsella, a cinco días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Según el fiscal antiterrorista de París, François Molins, los dos detenidos, de nacionalidad francesa, se habían afiliado al grupo yihadista Estado Islámico (EI) a través de una conexión chechena y preparaban una acción violenta contra la campaña electoral. Además de Fillon, especialmente vulnerable el viernes porque se encontraba cerca de Marsella, donde los dos islamistas llegaron por separado a finales de marzo, fueron advertidos el centrista Emmanuel Macron, la candidata de extrema derecha Marine Le Pen y el socialista Benoit Hamon. Los equipos de seguridad de todos ellos recibieron además fotos de los dos presuntos terroristas. Merabel y Baur se conocieron en la cárcel de Sequedin (norte de Francia), donde ambos cumplían condena por delitos comunes relacionados con el robo y el tráfico de drogas. Merabel, de 29 años y religión musulmana, se radicalizó a lo largo de un proceso estimado en más de un año. Baur, de 23 años, se convirtió al islam y se radicalizó en unos pocos meses de 2016. Durante un registro en el domicilio de Merabel, en Roubaix, norte de Francia, la policía halló en diciembre material yihadista. Pero no lo encontró a él. Desde ese momento comenzó una operación de búsqueda, reforzada en cuanto Merabel envió a una comisaría su documentación y una carta desafiante que concluía pidiendo que le dejaran "en paz". El fiscal agregó que Baur fue denunciado en 2015 por su propia familia, que sospechaba que el joven se había radicalizado y tenía intenciones de viajar a Siria, y detalló que tenía vínculos con redes yihadistas belgas. En los registros que se efectuaron en Marsella tras estos arrestos se encontraron tres kilos de explosivos, armas y una bandera del EI, indicó el fiscal de París. El explosivo es TATP, casero y muy utilizado por los yihadistas, así como una granada artesanal, varias armas de fuego, incluyendo una pistola ametralladora y sacos de municiones, explicó.

Molins también indicó que uno de los arrestados había intentado enviar un video a los miembros del EI ofreciendo lealtad o hablando sobre un ataque. El video fue interceptado por las autoridades y en las imágenes se veían armas similares a las que fueron encontradas ayer, una bandera del EI y la portada de un diario con la imagen de uno de los candidatos presidenciales.

Francia se encuentra en alerta desde los atentados de París, Niza y otros lugares de los dos últimos años, que dejaron al menos 238 muertos y fueron reivindicados en su mayoría por EI. A finales de 2015 se decretó el estado de emergencia, que se extendió hasta el mes de julio. Las fuerzas de seguridad desbarataron una veintena de ataques terroristas desde el inicio de 2016, según el gobierno. Macron destacó que Francia hace años se encuentra amenazada por el terrorismo y que las elecciones son un momento crítico en ese sentido. A su vez, Fillon expresó: "La democracia no puede ceder ante las amenazas y las intimidaciones de los terroristas". Marine Le Pen criticó aprovechó la situación para lanzar críticas. Según dijo, la inacción del gobierno condujo a un "crecimiento exponencial del fundamentalismo islámico en Francia".

Más de 50.000 policías y gendarmes, apoyados por militares desplegados en la operación Centinela, serán movilizados para garantizar la seguridad de los comicios presidenciales, cuya primera vuelta, el 23 de abril, se anuncia muy reñida entre los cuatro candidatos favoritos.

Situación insólita

"Cuatro cabezas para un rompecabezas", resumió ayer el diario Libération, reflejando la situación "insólita" en que se encuentra el país. Las acusaciones de empleos ficticios contra Fillon, y también contra Marine Le Pen, la irrupción del centrista Macron y el carisma del candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon crearon desconcierto entre los electores, de los cuales casi un 30 por ciento dice que aún no se decidió. "En prácticamente todas las elecciones presidenciales, el cartel de la segunda vuelta ya era conocido en febrero o marzo. Aquí hay una auténtica incertidumbre", dice Frédéric Dabi, del instituto de sondeo Ifop. "Un partido entre cuatro, con una situación muy ajustada entre los cuatro candidatos, entre 19 y 23 por ciento, es una cosa nunca vista", insiste. El resultado de la primera vuelta se anuncia todavía más imprevisible teniendo en cuenta que los dos candidatos que lideran los sondeos actualmente, Macron y Le Pen, codo a codo, parece, perder fuerza para dar paso a Fillon y Mélenchon, que les pisan los talones. Los últimos sondeos fijaron pocas variables y atribuyen a Macron el 23 por ciento de las intenciones de voto, por delante de Le Pen, con un 22 por ciento, seguidos por Mélenchon que aspira a un 19,5 por ciento y, apenas muy cerca Fillon, con el 19 por ciento.

La incógnita de la abstención

Propulsado por el éxito de su campaña digital, con su cadena Youtube y sus mítines en holograma, Mélenchon, orador brillante, ha eclipsado al socialista Benoit Hamon, hasta al punto de que algunos no descartan una segunda vuelta entre él y Marine Le Pen, ambos euroescépticos declarados. "Esto alarmó al electorado de derecha y dio un impulso a François Fillon", que recuperó puntos en estos últimos días, estima Stéphane Dupont, editorialista del diario económico Les Echos.

El canal de TV público France 2 reunirá el jueves para un debate a los once candidatos presidenciales.

En el mitin de Fillon del viernes había francotiradores de la policía. El político rehusó usar un chaleco antibala

Le Pen: moratoria a la inmigración

La candidata ultraderechista Marine Le Pen defendió ayer decretar una "moratoria" a la inmigración legal durante "unas semanas", para ordenar la llegada "masiva" de extranjeros, en una nueva y reforzada retórica antiimigratoria para evitar una mayor caída en las encuestas. "La inmigración es masiva en nuestro país y la sumersión migratoria que vivimos no es un fantasma, es tal vez el secreto mejor guardado de la globalización", dijo la dirigente del Frente Nacional. "No se puede continuar con esta situación" porque "la inmigración pesa sobre nuestro país, no es una oportunidad, es un drama con siete millones de parados y nueve millones de pobres". declaró la política de 48 años.

Comentarios