El Mundo
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Demandas en EEUU para salvar a los "dreamers" de la expulsión

Fiscales "llevarán" a Trump a Tribunales por discriminar a jóvenes llegados al país cuando niños, al eliminar el plan de protección DACA

Dieciséis fiscales generales de varios estados y la capital del país, Washington, presentaron ayer ante la Justicia una demanda que desafía a Donald Trump y busca preservar el DACA, un programa que protege de la deportación a inmigrantes llegados cuando niños a Estados Unidos. La demanda argumenta que el gobierno de Trump violó una cláusula constitucional al discriminar a los jóvenes amparados por DACA de origen mexicano, que representan un 78 por ciento del total, así como los derechos a un debido proceso. También asegura que la decisión de eliminar el DACA dañó a las economías, a las instituciones y a los residentes. "La decisión del gobierno de Trump de terminar el DACA es cruel, inhumana y devastadora para 42.000 neoyorquinos que pudieron salir de las sombras", dijo el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, al anunciar la demanda. "Por eso es que estamos llevando al gobierno de Trump a los tribunales para proteger a los dreamers (soñadores) y a los empleadores de Nueva York que cuentan con ellos", añadió el fiscal, quien indicó que la decisión de Trump está basada en su "prejuicio personal contra los mexicanos".

Ni California ni Texas

La demanda, liderada por los fiscales de Nueva York, Washington y Massachusetts, fue presentada por 15 estados, entre ellos Connecticut, Illinois, Iowa, Nuevo México, Carolina del Norte, Vermont y Virginia, así como por el Distrito de Columbia, la capital. Aunque no por California ni Texas, los estados con más jóvenes amparados por DACA.

La decisión del gobierno de Trump de eliminar el DACA a partir del 5 de marzo, anunciada el martes, sume a 800.000 jóvenes inmigrantes en la incertidumbre.

El presidente estadounidense asegura que la responsabilidad está ahora en manos del Congreso, dominado por su Partido Republicano, y que de éste depende aprobar en los próximos seis meses una ley que reemplace al DACA y fortalezca o no sus bases legales. "Realmente creo que el Congreso quiere ocuparse del tema. Realmente lo creo, incluso miembros muy conservadores del Congreso", dijo Trump ayer, confiado en que los legisladores llegarán a un acuerdo. "Si podemos hacer que suceda algo vamos a firmarlo y vamos a hacer feliz a mucha gente", afirmó. Y "si no lo hacen veremos lo que haremos", acotó. En el pasado, el Congreso fracasó en ofrecer a estos jóvenes inmigrantes una solución.

El DACA fue creado hace cinco años por un decreto del ex presidente demócrata Barack Obama, cuando el proyecto de ley DREAM (por Development, Relief and Education for Alien Minors Act, en inglés), fracasó en ser aprobado por el Congreso de mayoría republicana. Por eso a estos inmigrantes se los conoce como dreamers, también en alusión al sueño de una vida mejor en Estados Unidos.

El fin de la seguridad

"Para mí, DACA representaba seguridad y una oportunidad de luchar en este país que amo", dijo Eduardo García, un estudiante de la universidad John Jay de Nueva York acogido al programa. "Llamo a Estados Unidos mi país porque es el único que conocí", explicó. Flor Reyes, una joven de 20 años que llegó a los dos años a Nueva York desde Puebla, México, cree que sin el DACA su vida será "doblemente difícil". "Esto cambia todo en mi vida. Ayer yo planeaba ir a la escuela, graduarme, ir a la escuela de leyes, ser abogada... Hoy tengo que pensar todo de nuevo", dijo esta chica que está a un año de graduarse como licenciada en Ciencias Políticas.

Con todas las miradas puestas sobre el Capitolio, el líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo que veía posibilidades de alcanzar un acuerdo legislativo sobre inmigración, al tiempo que llamó a Trump a trabajar con los congresistas para conseguirlo. "Si logramos un proyecto de ley trabajado con el presidente y apoyado por él, tengo mucha confianza en que nuestros miembros lo respalden", dijo Ryan, el republicano de mayor rango del Congreso, luego de una reunión del bloque oficialista en la Cámara baja.

Los demócratas, por su parte, insistieron en que mantendrán la presión en el Congreso para resolver el estatus de los 800.000 "dreamers", y si es posible de todos los indocumentados.

Dolor. Llegaron a EEUU en la niñez niños y ahora temen ser deportados.

Comentarios