El Mundo
Jueves 29 de Diciembre de 2016

De salida, Obama y Kerry escalan su confrontación con Israel

El secretario de Estado hizo un discurso durísimo contra Netanyahu. El premier israelí y Trump le contestaron en igual tono

En abierta confrontación con Israel, el secretario de Estado saliente, John Kerry, defendió incondicionalmente la decisión de Barack Obama de permitir que la ONU declare "ilegales" los asentamientos israelíes en Cisjordania y advirtió que está en juego el futuro de Israel. La respuesta israelí no tardó en llegar. El conflicto entre Washington e Israel llega así a su máximo histórico y "corona" negativamente el final de los ocho años de Obama en la Casa Blanca, que terminarán el 20 de enero. Ese día asumirá Donald Trump, quien ya se aseguró el favor de Israel con durísimas críticas a la política israelí de Obama. Ayer lamentó el discurso de Kerry y mandó un mensaje inequívoco: "Resiste Israel, el 20 de enero está cada vez más cerca".

Respondiendo a las críticas de Israel por la abstención estadounidense en la votación de la ONU el viernes pasado, Kerry cuestionó el "verdadero compromiso" del primer ministro Benjamin Netanyahu con un Estado palestino, que ha formado la base de todas las negociaciones de paz. Aunque Netanyahu asegura estar a favor de la solución de los "dos Estados", Kerry dijo que encabeza el gobierno más derechista en la historia de Israel y llegó a poner en duda el futuro de la nación judía. "Si la opción es un Estado, Israel puede ser judío o democrático, pero no puede ser ambos, y realmente nunca tendrá paz'', disparó Kerry. Sin medias tintas, el jefe de la diplomacia estadounidense arremetió contra el primer ministro israelí por permitir "el mayor número de asentamientos de la historia", lo que "dificulta cualquier solución de paz". Kerry remachó sobre el aislamiento internacional de la nación judía: "Israel es el único país que no respalda hoy esta solución". aseguró.

El discurso de Kerry marcó la intensificación de una retórica que ha escalado en la administración de Obama en estos últimos días de su gobierno. La extraordinaria muestra de discordia entre los dos aliados también ha situado a Obama en una posición contra el presidente electo Donald Trump, quien está abiertamente del lado de Netanyahu.

El premier criticó de inmediato el duro discurso de Kerry como "sesgado y desbalanceado contra Israel". Durante más de una hora, dijo, Kerry se refirió "obsesivamente a los asentamientos y apenas tocó las raíces del conflicto: la oposición palestina a un Estado judío", recordó. De esta manera, el discurso de Kerry es idéntico a la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU contra Israel, "que Kerry impulsó en las Naciones Unidas", aseveró. Muchos en Israel, y no sólo Netanyahu, señalan que el Consejo de la ONU sólo fue capaz de sacar una resolución de condena contra Siria por el genocidio que allí se comete desde 2011, pero ya lleva al menos 20 resoluciones de condena contra Israel. Netanyahu aseguró una vez más que Israel tiene pruebas irrefutables de que Estados Unidos organizó y diseñó la resolución en la ONU. Algo que ayer Kerry volvió a negar.

Donald Trump también reaccionó contra el polémico discurso de Kerry. Llamó por Twitter a Israel a "resistir, el 20 de enero está cerca", y luego agregó, siempre en Twitter, que "no podemos dejar que Israel sea tratada con total desdén y falta de respeto. El inicio fue el horrible acuerdo con Irán y ahora esto (por la resolución dela ONU)". Netanyahu agradeció de inmediato los tuits del presidente electo.

Trump, que mantiene una lealtad sin fisuras con Israel y el gobierno de Benjamin Netanyahu, prometió que, en cuanto asuma, trasladará la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. El futuro embajador que designó, el abogado David Friedman, es una figura conocida que apoya la expansión de las colonias y no considera conveniente la solución de "dos Estados".

Comentarios