El Mundo
Jueves 09 de Febrero de 2017

Dan el visto bueno aun resistido oleoducto

La empresa responsable del oleoducto Dakota Access, en el norte de Estados Unidos, recibirá permiso del ejército para concluir el proyecto, aunque la tribu que ha encabezado las protestas en contra prometió continuar la lucha. El ejército había litigado contra la empresa, pero luego del cambio de gobierno en enero pasado se apresta a dar su visto bueno. El oleoducto es uno de los dos que el presidente Barack Obama había frenado temporalmente y que su sucesor, Donald Trump, rehabilitó poco después de asumir.

El ejército anunció el martes que permitirá a la empresa Energy Transfer Partners construir por debajo de un embalse vinculado al río Missouri, en Dakota del Norte, en la última fase del proyecto que asciende a 3.800 millones de dólares y que ha estado frenado por decisión de Obama y la protesta de ambientalistas e indígenas. Pero la tribu Sioux juró resistir la iniciativa en los tribunales, argumentando que el ducto subterráneo contaminará sus fuentes de agua.

El ejército responde que tiene suficientes estudios ambientales y permitirá la extensión del ducto, según documentos judiciales presentados al Departamento de Justicia,. El oleoducto, que atravesará cuatro Estados y tendrá una extensión de 1.930 kilómetros, transportará petróleo desde las dos Dakotas (del Norte y del Sur) por Iowa hasta un punto de carga en Illinois.

Energy ransfer Partners, cuya sede está en Dallas, esperaba tenerla en funcionamiento para fines de 2016, pero la construcción quedó suspendida mientras los ingenieros del Ejército y la empresa litigaban en los tribunales.

Los Sioux, cuya reservación está ubicada río abajo del embalse, temen que la infraestructura sufra un derrame y que sus fuentes de agua queden contaminadas. La tribu ha organizado protestas que han atraído a centenares e incluso a veces a miles de personas a un campamento cerca del embalse. ETP asegura que el oleoducto no causará contaminación alguna.

Los detalles del recurso judicial de la tribu contra la decisión del Ejército aún están siendo elaborados, declaró el abogado Jan Hasselmabn. Pero el cacique Dave Archambault sostuvo que la tribu permanecerá "impertérrita" y aun si el oleoducto se termina y empieza a funcionar, tratará de forzar su cierre.

Un estudio realizado el año pasado determinó que la construcción no tendrá ningún efecto significativo sobre el medio ambiente. La entonces subsecretaria de obras civiles, Jo-Ellen Darcy, se negó el 4 de diciembre a emitir una licencia afirmando que se necesitaba un estudio ambiental más amplio.

La ETP acusó al gobierno de Obama de diferir el asunto. El cuerpo de ingenieros del Ejército inició un estudio el 18 de enero, dos días antes de que terminara el mandato de Obama, y que habría tardado hasta dos años en concluir. El presidente Donald Trump firmó un decreto el 24 de enero ordenándole al cuerpo de ingenieros militar reconsiderar la decisión de Darcy lo antes posible.

Comentarios