El Mundo
Viernes 12 de Mayo de 2017

¿Culpable o inocente?: la interpelación a Lula agudiza la polarización en Brasil

Los analistas sostienen que existe una "disputa de narrativas" en torno al papel del líder del PT en el megaescándalo de Petrobras.

El extenso interrogatorio de Luiz Inácio Lula da Silva por el juez Sergio Moro el miércoles en Curitiba polarizó aún más las posiciones sobre la responsabilidad del ex presidente brasileño en el mayor escándalo de corrupción de Brasil, estiman analistas. Culpable o inocente. Víctima de una persecución política o artífice de la red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos en Petrobras: casi no existen posturas intermedias sobre Lula y los cinco casos judiciales que enfrenta.

"No creo que la declaración y las imágenes divulgadas hayan sido en sí benéficas o perjudiciales (para Lula). Están sirviendo más que nada para atizar la polarización de la sociedad brasileña", opinó el doctor en ciencia política Nuno Coimbra, investigador en la universidad de San Pablo. Coimbra sostiene que existe una "disputa de narrativas" en torno al papel del cofundador del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) en el escándalo. Por un lado, una visión según la cual "existe una persecución política para impedir que Lula sea candidato en 2018".

Del otro, la de quienes afirman que "todo ese esquema de corrupción (...) que Lava Jato está develando (y que) tiene como uno de los principales responsables al PT y a Lula", porque estuvieron en el poder en los últimos trece años, de 2003 a 2016.

En la causa en cuestión, Moro busca determinar si Lula (2003-2010) es propietario de un tríplex en el balneario de Guarujá, en San Pablo, que habría recibido de la constructora OAS a cambio de "ventajas indebidas". Lula alega que el departamento no le pertenece aunque su esposa Marisa Letícia, fallecida en febrero, pudo manifestar algún interés por el mismo. Esas declaraciones expusieron el flanco a críticas de la prensa y de la calle.

Golpe bajo

Todos los grandes diarios —denunciados por Lula durante el interrogatorio como parte de una "cacería" lanzada en su contra— apuntaban ayer que Lula intentó responsabilizar a su mujer y muchos ironizaron sobre su argumento de que "nadie sabía" de la corrupción en Petrobras antes de que estallara el escándalo en 2014.

Críticas compartidas en Curitiba, la "capital de la operación Lava Jato" que ya llevó a la cárcel a decenas de empresarios y políticos de mucha y de poca monta. "En las preguntas que el juez le hizo, en las que debería hablar, se hizo el disimulado. Fue orientado por sus abogados y le echó la culpa en buena parte del interrogatorio a su mujer fallecida, de una forma inmoral", opina Mauricio Puchalski, un comerciante de la ciudad.

El expediente, conocido como el "departamento de Guarujá", es una de las cinco acusaciones que hasta el momento pesan contra Lula por corrupción pasiva, lavado de dinero, tráfico de influencias y obstrucción a la Justicia.

Críticas a Moro

"Si cometí un crimen, pruebe que cometí un crimen. Expóngalo a la sociedad y Lula será castigado como cualquier ciudadano (...). ¡Pero por el amor de Dios, presenten una prueba! ¡Preséntenla, y ya basta del «dicen que dicen»!", vociferó el ex mandatario en los momentos finales de la audiencia.

La defensa de Lula sostiene que el juez Moro esconde "intenciones políticas" y que el proceso busca dejar a su cliente fuera de las elecciones de 2018. "No fue un interrogatorio normal, no solo por el carácter político de las preguntas formuladas, sino también por diversos pronunciamientos del juez a lo largo de la audiencia que mostraron que claramente es una persona que prejuzga al ex presidente Lula", evaluó ayer en entrevista Cristiano Martin, uno de los defensores de Lula.

Para Thiago Bottino, profesor de Derecho de la fundación Getulio Vargas, la instancia de la audiencia no debería tratarse como un enfrentamiento entre el juez y el acusado, tal como fue retratado en la prensa brasileña la víspera del encuentro. "El interrogatorio es el último acto del proceso y no un embate entre el juez y el acusado, donde el juez intenta hacerlo caer en alguna contradicción", sostiene Bottino.

Sobre si Lula puede verse perjudicado por sus declaraciones, Bottino opinó: "No vi ningún momento en que Lula se autoincriminase... no era la expectativa. Si eso ocurriese, sería por causa de esa postura inadecuada del juez".


Listo para volver

Lula dijo que las investigaciones contra él lo han motivado a volver a aspirar a la jefatura de Estado. "Yo estaba cerrando mi carrera política desde hace tiempo, porque si hubiese querido ser candidato lo hubiese sido en 2014", dijo Lula. "Pero ahora, con todo lo que está ocurriendo, digo alto y claro que voy a querer ser candidato a presidente otra vez", agregó.

Comentarios