El Mundo
Martes 05 de Septiembre de 2017

Corea del Sur y EEUU responden al desafío nuclear de Kim Jong-un

Seúl disparó misiles capaces de destruir la zona de ensayos nucleares del Norte. Washington amenazó con "una respuesta militar masiva"

Corea del Sur disparó misiles de gran alcance hacia el mar como parte de un ejercicio similado de ataque contra la zona de pruebas nucleares norcoreana. Los misiles surcoreanos tienen un alcance de 500 a 800 km. Antes, Estados Unidos advirtió a Corea del Norte que podría responder con una "respuesta militar masiva" a su explosión nuclear subterránea del domingo. "Norcorea está rogando que haya una guerra", alertó Washington. Mientras tanto, en el Consejo de Seguridad de la ONU se debate otra ronda de sanciones contra el régimen comunista de Norcorea.

El Ministerio de Defensa surcoreano informó que Pyongyang parece estar planeando el lanzamiento de un misil, posiblemente de tipo balístico intercontinental, para exhibir su supuesta capacidad de alcance a Estados Unidos con armas nucleares.

La fuerte retórica de Estados Unidos y las maniobras militares de Corea del Sur se están volviendo respuestas frecuentes al programa nuclear y de misiles de Pyongyang. El suceso más reciente y más espectacular ocurrió el domingo, cuando la dictadura de Kim Jong-un aseguró haber realizado una prueba bajo tierra "con una bomba de hidrógeno", en la sexta prueba nuclear de Corea del Norte desde 2006. El mundo científico sin embargo tiene sus reservas sobre la real capacidad de Norcorea para dominar una tecnología, la bomba de hidrógeno, que hoy sólo comparten cinco naciones en todo el mundo: EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia y China.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas realizó ayer su segunda reunión de emergencia sobre Corea del Norte en una semana. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley dijo que las acciones de Corea de Norte demuestran que Kim está "rogando que haya guerra" y que ha llegado el momento de que el Consejo adopte medidas más severas. "Ya basta. Guerra es algo que Estados Unidos nunca quiere. No queremos guerra ahora. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada", advirtió Haley.

En Corea del Sur, Chang Kyung-soo, del Ministerio de Defensa, dijo a legisladores que Seúl está viendo que Corea del Norte se prepara para una prueba con un misil balístico intercontinental, pero no dio detalles sobre cómo habían llegado a dicha conclusión. Se trata seguramente de inteligencia militar compartida con EEUU. Chang también dijo que la reciente detonación nuclear al parecer fue de unos 50 kilotones, lo que sería un "incremento importante" en comparación con otros ensayos. Igualmente, esa potencia, que el domingo se estimó en 100 kilotones, es alcanzable con una bomba "A" mucho más primitiva que una de hidrógeno o "H".

Ayer Corea del Sur lanzó misiles de alcance medio Hyunmoo II, de tipo balístico y con entre 500 y 800 km de alcance según los expertos. Se cree que con ellos podría destruir las bases de misiles de Corea del Norte, dentro de ese alcance.

El presidente Donald Trump amenazó con frenar todo el comercio con países que hagan negocios con Pyongyang, una amenaza velada para China, que mantiene el 83 por ciento del intercambio comercial de Norcorea. En respuesta, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo que China considera "inaceptable una situación en la que por un lado trabajamos para resolver este asunto pacíficamente, pero por otro lado nuestros propios intereses estén sujetos a sanciones y en riesgo. Eso no es ni objetivo ni justo". China es el único aliado de peso que tiene Norcorea desde los años 50, cuando la Guerra de Corea (1950-53) partió a la península en dos naciones. China combatió a los sureños y a los EEUU junto a las tropas norteñas, armadas por Mao Tsé Tung y la Unión Soviética. Desde entonces, Pekín mantuvo una relación privilegiada con el régimen de Pyongyang. Pero últimamente, desde que en 2013 subió al poder el imprevisible Kim Jong-un, Norcorea parece ser más un lastre que un alfil en el tablero de la geopolítica global en el que ahora juega China.

Comentarios