El Mundo
Sábado 26 de Agosto de 2017

Condenan a cinco años de cárcel al heredero de Samsung por sobornos

Lee Jae-yong está acusado de soborno, malversación y perjurio, en relación a un escándalo de corrupción que involucra a la destituida presidenta.

Lee Jae-yong, vicepresidente y líder de facto del grupo empresarial surcoreano Samsung Electronics, fue condenado ayer a cinco años de prisión por intento de soborno, malversación y falso testimonio, informó el tribunal de distrito de Seúl. La Fiscalía pedía 12 años para Lee, de 49 años, en conexión con un escándalo de corrupción que alcanzó a la ex presidenta Park Geun-hye, destituida de su cargo en marzo de este año. Lee, que está bajo arresto desde febrero, apelará el fallo, en el que también se lo considera culpable de ocultar en el extranjero su fortuna e ingresos procedentes de negocios ilegales. El empresario niega todos los cargos. "El punto central de este caso es la estrecha vinculación entre el poder político y el económico", señalaron los jueces. Otros cuatro altos cargos de Samsung, la empresa número uno mundial en smartphones, fueron condenados ayer también a penas de cárcel o penas en suspenso.

Millonarias sumas

Los investigadores acusan a Samsung de pagar altas sumas a empresas y fundaciones de Choi Soon-sil —una amiga cercana de Park— y a su familia. A cambio, Samsung habría obtenido apoyo político para la fusión de dos filiales hace dos años, en un negocio por valor de 43.300 millones de won (32,5 millones de euros/38,4 millones de dólares). Una parte de este dinero fue malversado de las cajas de las compañías. El vicepresidente de Samsung habría pagado entre otros 7.200 millones de won (6,4 millones de dólares)para el entrenamiento de hípica de la hija de Choi Soon-sil. El tribunal consideró la transferencia como un intento de soborno. Lee, cuya fortuna es la tercera del país según la revista Forbes, habría pagado otros 1.600 millones de won a una organización de deportes de invierno de una sobrina de Choi.

   La condena es un duro golpe de imagen para Lee y para el mayor conglomerado familiar del país, al que pertenecen, entre otros, un astillero, empresas de construcción, una aseguradora y un parque de atracciones. A largo plazo podría surgir un vacío de poder que dañe la estrategia de la firma. Se desconoce cómo se verá afectada especialmente la compañía insignia del grupo, Samsung Electronics. En el segundo trimestre el gigante de la electrónica tuvo ganancias de 11 billones de won gracias a los buenos negocios con su división de chips y el éxito del modelo de smartphone S8. Lee es hijo del ex jefe del grupo Lee Kun-hee, quien sentó las bases del éxito de la firma pero ahora está muy enfermo. A causa de otro escándalo, Lee Kun-hee dejó las riendas de la empresa hace casi diez años.

   Choi y la detenida ex presidenta Park son juzgadas en procesos separados. Park está acusada de haber presionada a la caja de pensiones del país para que aprobara la fusión entre las filiales de Samsung. De ser declarada culpable, podría ser condenada a cadena perpetua. Analistas creen que el veredicto no tendrá un impacto inmediato en las operaciones de Samsung. La compañía ya superó otras crisis, como la retirada del mercado del celular Galaxy Note 7 por su proclividad a incendiarse o el mismo arresto de Lee, y este año está por reportar su mayor ganancia desde su creación, en 1938. Sin embargo, las decisiones a largo plazo, como el hallazgo de nuevas áreas de crecimiento y la identificación de compañías susceptibles de adquisición, podrían verse frenadas.

Guerra por la sucesión

También existe el peligro de una agria disputa familiar por la herencia en caso de muerte del padre de Lee, quien sufrió un infarto en 2014 que lo dejó incapacitado y que convirtió a su hijo en jefe de facto de la empresa. "Samsung estaba a mitad de un cambio que se detuvo", dijo said Park Ju-gun, director ejecutivo de la empresa CEO Score, que monitorea el rendimiento y la gestión de grandes compañías. Grupos de lobby empresarial, sin criticar abiertamente el fallo, expresaron preocupación por el posible efecto negativo sobre la economía surcoreana de la ausencia de Lee al frente de Samsung, una compañía responsable de la quinta parte de las exportaciones del país asiático.

Comentarios