El Mundo
Viernes 06 de Octubre de 2017

Con la histórica Caixa a la cabeza, las empresas escapan de Cataluña

La entidad, de gran arraigo en la sociedad catalana, cambió su sede a Valencia. También se fueron Gas Fenosa y muchas más.

Con la declaración unilateral de independencia de Cataluña muy cerca en el horizonte, grandes empresas catalanas, como Caixa Bank, Gas Natural y Banco Sabadell anunciaron el traslado de sus sedes sociales a otras regiones. La carrera, iniciada el jueves, se aceleró ayer, y además afecta a pequeñas y medianas empresas. Un decreto publicado ayer por el gobierno de España agiliza estos trámites. Las empresas con su casa matriz en Cataluña temen quedar fuera de la Unión Europea una vez se formalice la independencia, que ya parece irreversible.

   El Consejo de Ministros del gobierno de Mariano Rajoy aprobó ayer un un decreto-ley por el que las empresas pueden cambiar su domicilio social sin necesidad de contar con el visto bueno de la junta de accionistas. La decisión que más pesa hasta ahora es la de Caixa Bank, la popular "caixa" catalana. La decisión, que crea presión adicional sobre el gobierno de Carles Puigdemont para que abandone sus planes, dio pie a fuertes subidas de sus acciones. Caixa Bank es el mayor banco catalán, el tercero de España y con una influencia que se extiende a todos los niveles de la sociedad catalana, gracias a becas, patrocinio cultural, créditos a partidos políticos y a ciudadanos comunes. Caixa Bank se trasladó a la vecina Valencia. Es un golpe simbólico durísimo al independentismo, por más que el gobierno catalán intentó minimizarlo. "Se mudan a los países catalanes", declaró un integrante del Ejecutivo de Puigdemont.

La Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares, conocida por todo el mundo como "la Caixa" antes de su cambio de nombre en 2014, fue fundada en 1904 por el catalanista Francesc Moragas Barret, que hoy da nombre a calles en Barcelona, y otras localidades catalanas. Con una capitalización bursátil de 24.000 millones de euros, es la séptima empresa del Ibex-35, el índice de la Bolsa de Madrid. Tiene 14 millones de clientes, 32.400 empleados, y 5.000 oficinas en toda España. "Caixa Bank hace público que, siendo prioridad de toda entidad financiera la protección de sus clientes, accionistas y empleados, y con el objetivo de salvaguardar plenamente la seguridad jurídica y regulatoria consustancial al ejercicio de su actividad, el consejo de administración ha decidido, por unanimidad, ante la actual situación política y social en Cataluña, adoptar las medidas que sean necesarias para trasladar el domicilio social a Valencia", declaró el comunicado del banco.

   Gas Natural Fenosa, un gigante del sector, también anunció ayer su salida de Cataluña. La empresa fue fundada en 1843 por el letón Charles Lebon y el español Pedro Gil y Babot tras conseguir el contrato para la instalación de luces de gas en las calles de Barcelona. Su nombre original era Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas. La empresa preveía tener en 2017 unos beneficios netos de entre 1.300 y 1.400 millones de euros. Se presenta como la tercera de España en distribución de gas y electricidad y opera en más de 20 países, con una fuerte implantación en México, Brasil, Colombia, Chile, Argentina y Perú, con 23 millones de clientes. Emplea a 17.229 personas.

   El jueves había abierto la estampida Sabadell, segundo banco catalán y quinto de España. Fue el primero en anunciar el traslado de su sede social desde la localidad catalana que le da nombre a Alicante, en Valencia. Fundado en 1881 por un grupo de 127 empresarios de Sabadell del entonces poderoso sector textil, origen de grandes fortunas catalanas, el banco tiene una capitalización bursátil de 9.500 millones de euros que lo convierte en la vigésima empresa del índice de la Bolsa española, el Ibex-35. Tiene 17.000 empleados y 2.279 oficinas por toda España.

   Otras empresas de gran importancia se suman al gran escape. Naturhouse, empresa de dietética y nutrición fundada en 1991 por el empresario Félix Revuelta, que siempre manifestó su oposición al proceso independentista, ya anunció su traslado a Madrid a principios de agosto. La compañía cuenta con una amplia presencia internacional, de donde proviene aproximadamente el 80% de su negocio. Actualmente opera en 27 países a través de más de 2.000 centros, de los que un 92% son franquicias.

   Otras empresas que hicieron las maletas son el Banco Mediolanum, la sociedad de inversiones Arquia Banca, la operadora de telecomunicaciones Eurona Wireless, la textil Dogi, Albertis y la empresa biofarmacéutica Oryzon Genomics.

   Pero las cosas llegan a tal punto que hasta el vino espumante catalán, el famoso cava, podría dejar su patria. Freixenet y Codorniu, dos grandes marcas de cava, han admitido que consideran mudar su sede social de Cataluña.

Empresas de menor tamaño también han anunciado el traslado de su sede social, como es el caso de Oryzon, que se va a Madrid, o de otras empresas como Eurona o Proclinic Expert, así como Dogi. Las "deslocalizaciones" se registran desde hace varios meses, como Naturhouse, Grifols o Derby Hotels.

Para facilitar y agilizar estos traslados, el gobierno de Mariano Rajoy aprobó ayer un decreto-ley. "Esta modificación se ha realizado a instancias empresariales", remarcó el ministro de Economía, Luis de Guindos. El Ejecutivo ya había modificado la normativa en 2015. Para Guindos, la "extraordinaria y urgente necesidad de la medida viene justificada por la exigencia de garantizar la plena vigencia del principio de libertad de empresa así como de respetar la prohibición de adoptar medidas que obstaculicen la libertad de establecimiento de los operadores económicos, ambos preceptos recogidos en la Constitución". Responde, además, a la demanda de amplios sectores empresariales ante las "dificultades surgidas para el normal desarrollo de su actividad en una parte del territorio nacional", ha dicho el responsable de la cartera de Economía, en tácita alusión a Cataluña.

Comentarios