El Mundo
Viernes 30 de Junio de 2017

Con el OK de Merkel, el Parlamento alemán vota sobre el matrimonio gay

A tres meses de las elecciones generales en Alemania, los diputados votarán hoy en el Parlamento, el Bundestag, una reforma del código civil que allana el camino para la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Un giro inesperado de la canciller Angela Merkel a principios de semana ha propiciado que, en tiempo récord, la iniciativa sobre matrimonio homosexual se someta a debate en la Cámara baja.

En menos de 24 horas y tras verse presionada por su socio de gobierno, el Partido Socialdemócrata (SPD), así como por fuerzas de la oposición como Los Verdes, la jefe del Ejecutivo alemán provocó un terremoto político. Primero, sorprendió el lunes al despegarse de su habitual "no" rotundo al que tenía acostumbrados a los votantes cuando se le preguntaba por el matrimonio homosexual. Al día siguiente volvió a acaparar titulares al anunciar que daría libertad de voto a los miembros de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), para encarar la votación parlamentaria sobre el casamiento de personas del mismo sexo. Merkel enterraba así su oposición categórica al matrimonio homosexual, a la que se encomendó durante años como líder de la CDU, una formación conservadora que defiende la familia tradicional.

"Desde hace muchos años estoy convencida de que en parejas del mismo sexo priman los mismos valores que en aquellas formadas por un hombre y una mujer: el amor, el cuidado y la responsabilidad por el otro y por los hijos", apuntó en una entrevista concedida a la revista "Wirtschaftswoche" el miércoles, en lo que muchos en Alemania perciben como un magistral ejercicio de transformismo político.

El viraje de la canciller en un país que desde hace meses se encuentra oficiosamente en campaña electoral ha avivado las voces críticas que acusan a Merkel de asumir como propios puntos programáticos de sus rivales, sabiendo sacar rédito político ante el electorado. Así ocurrió en 2011 cuando tras la catástrofe ocurrida en Fukushina (Japón) Merkel ordenó el "apagón nuclear" en Alemania, apropiándose de la columna vertebral del programa de Los Verdes. Recientemente, tampoco tuvo remilgos al aprobar el salario mínimo, tradicional reivindicación del Partido Socialdemócrata. Claro que este es el segundo socio de la coalición de gobierno y ocupa la vicejefatura del Ejecutivo, de modo que esta decisión tiene un cariz diferente.

En la última semana había aumentado de forma considerable la presión sobre los democristianos en relación con la equiparación de derechos para parejas del mismo sexo.El domingo, en un congreso, el SPD fijó el matrimonio homosexual como condición para renovar su añeja alianza con la CDU tras las elecciones de septiembre, que con seguridad vencerán nuevamente los democristianos con Merkel a la cabeza. El presidente de la bancada de la CDU, Volker Kauder, llamó a los diputados a participar en la votación. Aquel que rechaza la equiparación total de los homosexuales con el matrimonio de una mujer y un hombre deberá respetar a los que opinen diferente, declaró, al mismo tiempo que anunció que él mismo votará "no". Se calcula que entre dos tercios a tres cuartos de los 309 diputados de la CDU y su partido hermano, la Unión Cristianosocial (CSU), votarán "no".

Comentarios