El Mundo
Viernes 17 de Marzo de 2017

Comité admitió que no hay pruebas de que Barack Obama espiara a Donald Trump

Un comité de Inteligencia del Senado estadounidense no halló indicios que inculpen al ex mandatario demócrata en las supuestas escuchas

Los principales miembros del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos afirmaron ayer que no hallaron indicios de que la Torre Trump haya sido blanco de vigilancia por parte del anterior gobierno demócrata. El senador Richard Burr, presidente del comité, y Mark Warner, su vice, dijeron: "No vemos señales de que la Torre Trump haya sido blanco de vigilancia por parte de un elemento del gobierno de Estados Unidos, ya sea antes o después del día de las elecciones en 2016". El comité estuvo investigando la reciente acusación de Trump, según la cual su antecesor Barack Obama ordenó intervenir teléfonos de la Torre Trump durante los comicios. Los dos senadores sumaron sus voces a un creciente número de funcionarios electos y del área de seguridad, quienes sostuvieron que no hay evidencias de este tipo de maniobras.

Trump conmocionó a miembros de su propio partido y a la opinión pública cuando acusó el 4 de marzo vía Twitter a su predecesor de espiar su oficina de Nueva York durante la campaña electoral, sin presentar pruebas. Además comparó el presunto espionaje de Obama con el escándalo de Watergate, que acabó en 1974 con la presidencia de Richard Nixon. El parlamentario Devin Nunes, un republicano que previamente respaldó la imputación de Trump y preside el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que no hay ningún tipo de evidencia que sustente la acusación.

Trump sufrió ayer otro revés cuando jueces federales suspendieron el nuevo decreto presidencial que cierra las fronteras de Estados Unidos a los oriundos de seis países mayormente musulmanes. El juez de Hawai Derrick Watson dijo el miércoles que el bloqueo del decreto evitaría "daños irreparables" y descartó que una apelación de emergencia pueda revertir su decisión. "Este fallo nos hace ver débiles", dijo Trump. "Vamos a pelear este fallo terrible, vamos a llevar este caso tan lejos sea posible, incluyendo todo el camino hasta la Corte Suprema. Vamos a ganar", prosiguió. El nuevo decreto entraba en vigor ayer.

Comentarios