El Mundo
Jueves 19 de Enero de 2017

Barack Obama advirtió a Donald Trump que no se callará en temas sensibles

En su última conferencia de prensa, el presidente enumeró los asuntos que lo harán abandonar su retiro de ex mandatario, como el inmigratorio

En su última conferencia de prensa como presidente de Estados Unidos, Barack Obama se mostró emocionado, estuvo nuevamente al borde de las lágrimas y habló de casi todo: el ex soldado espía Chelsea Manning, Donald Trump, Vladimir Putin, Rusia, Cuba y el difícil y bloqueado proceso de paz palestino-israelí. Pero rompiendo la tradición, advirtió que estará atento a lo que haga Donald Trump y que en casos que considere graves romperá el silencio típico de un ex presidente nuevo que deja todo el espacio libre a su sucesor.

En su última intervención como jefe de Estado ante la prensa, Obama enumeró cuatro escenarios de posibles acciones de Trump que lo harían salir del silencio propio de los ex presidentes en sus primeros meses. Uno serían casos de discriminación, otros, obstáculos explícitos al voto de las minorías, o intentos de silenciar a la prensa. El cuarto caso sería la deportación de los "soñadores", los jóvenes inmigrantes irregulares que llegaron de niños a Estados Unidos. "Todo esto me haría decir lo que pienso, aunque no significa que me vaya a presentar a unas elecciones", adelantó. Fue una directa advertencia a Trump, algo totalmente inusual en Estados Unidos, donde la tradición manda que el presidente saliente se tome unas largas vacaciones y deje todo el espacio libre a su sucesor, para no opacarlo en los difíciles primeros tiempos de su instalación. Si bien no dio detalles, Obama reconoció que por el momento necesita "tomar un poco de distancia. Quiero escribir, estar tranquilo, tener silencio, no quiero hablar tanto. Y quiero pasar mucho tiempo con mis hijas".

Obama se refirió con más detalle al caso de Chelsea Manning, a quien le conmutó la pena de 35 años de prisión por entregar información secreta y quien quedará libre en pocos meses. "La sentencia que se le impuso fue exagerada", opinó el mandatario, quien inició su discurso enviando un mensaje de solidaridad y recuperación al ex presidente George H. W. Bush, quien ayer fue internado y se encuentra en terapia intensiva. Manning "fue a juicio, el proceso debido se respetó y asumió la responsabilidad de su crimen", aseguró el mandatario. Obama reconoció que siguió el caso Wikileaks-Manning "en detalle" y se manifestó "a gusto" por la conmutación de la pena contra el ex soldado.

También se refirió a la áspera relación que mantuvo con el presidente ruso, Vladimir Putin, durante sus años de gestión. Obama sostuvo que desde el inicio tuvo interés de lograr una relación constructiva con Moscú. "Donde ha habido intereses comunes, trabajamos juntos. Después de que Putin volvió a la presidencia (fue primer ministro un período), hubo una retórica antiestadounidense cada vez mayor y una política internacion con la idea de que Estados Unidos perjudicaba a Rusia", explicó Obama. "Eso nos devolvía a un espíritu de enfrentamiento de la Guerra Fría", agregó. En 2014 llegó la invasión rusa de Crimea, territorio de Ucrania, y luego la guerra que aún hoy continúa en el oriente de este país vecino de Rusia. Las sanciones impuestas al Kremlin se basan "en la independencia y soberanía de Ucrania que han sido violadas por Rusia. Ha violado leyes del derecho internacional y sigue ocupando territorio ucraniano", remarcó. Trump es considerado cercano a Putin y designó secretario de Estado a un petrolero que tiene fluidos contactos con el jefe del Kremlin.

Cuba e Israel

El único punto importante de América latina fue Cuba. Obama impulsó un histórico proceso de acercamiento y normalización de relaciones. En su última conferencia de prensa, defendió las negociaciones con el régimen de Raúl Castro y reiteró que el gran objetivo es "conseguir progreso para el pueblo cubano. Nuestra mejor oportunidad era tener al pueblo cubano interactuando con los estadounidenses", indicó el mandatario demócrata, quien consideró el acuerdo alcanzado como "justo y adecuado". La apertura con Cuba fue criticada por muchos republicanos por no exigir concesiones al régimen cubano en materia de libertades y democracia. En los últimos días, Obama dio otro paso y derogó la política de "pies secos, pies mojados", que beneficiaba a los cubanos que lograban pisar suelo norteamericano. Obama aseguró ayer: "La política de pies secos, pies mojados ya no tenía sentido en esta nueva era de relaciones con Cuba". Sin embargo muchos cubanos fuera de Cuba ahora quedaron "varados" en terceros países.

En cuanto a Medio Oriente, Donald Trump afirma que trasladará la embajada de Tel Aviv a Jerusalén. "Eso es peligroso para nuestra seguridad, la de Israel y la de toda la región", consideró el presidente saliente. Obama, criticado por ordenar la abstención de Estados Unidos en la reciente resolución del Consejo de Seguridad de la ONU contra los asentamientos israelíes, afirmó que no ve posible que Israel pueda seguir siendo "judío y democrático" si no se consigue una solución de "dos Estados" con los palestinos. Aseguró que ha tratado de enviar un mensaje a Israel, de que esa posibilidad puede estar desapareciendo. "Sin una solución de dos Estados no veo cómo este asunto puede resolverse de una forma que mantenga a Israel como país judío al mismo tiempo que democrático", apuntó Obama en su última conferencia de prensa.

adiós. Visiblemente emocionado, Obama se despidió de los periodistas en la Casa Blanca.

Comentarios