Donald Trump
Viernes 14 de Abril de 2017

Al menos 36 muertos en Afganistán tras el lanzamiento de "la madre de todas las bombas"

La mayor bomba no nuclear del arsenal estadounidense destruyó totalmente una importante central de mando del autodenominado Estado Islámico así como un túnel de 300 metros de longitud.

Al menos 36 miembros de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) murieron tras el lanzamiento por parte de las fuerzas estadounidenses de la mayor bomba no nuclear de su arsenal, que no dejó víctimas civiles y se realizó en coordinación con el gobierno afgano, informaron hoy fuentes oficiales de ese país.
El ataque con la bomba del tipo GBU-43, bautizada como "la madre de todas las bombas", destruyó totalmente una importante central de mando del autodenominado Estado Islámico así como un túnel de 300 metros de longitud, informó el Ministerio de Defensa afgano.
Las imágenes de la explosión de la bomba MOAB

El Palacio presidencial señaló que el lanzamiento fue coordinado con el Gobierno de Kabul y estaba "diseñado para apoyar los esfuerzos" de las fuerzas afganas y estadounidenses que operan en la zona.
La bomba con más de 8.000 kilogramos de explosivo y 11 toneladas de un equivalente al TNT es considerada el mayor explosivo convencional con el que cuentan las fuerzas de combate estadounidenses. Tras su desarrollo en 2003, Washington nunca lo había utilizado en combate.
Un avión de combate estadounidense lo lanzó el jueves en el distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar, contra un túnel del EI y sus combatientes. El Pentágono lo justificó como "parte de los esfuerzos en marcha para derrotar al ISIS-K en Afganistán en 2017", dijo en referencia a la rama del grupo en ese país.
Según un comunicado de prensa del Ejército estadounidense en Afganistán, se tomaron "todas las precauciones para evitar bajas civiles".
moab.jpg

Un líder tribal confirmó que no hay información de víctimas civiles, dijo que apenas había civiles en el lugar y que las tropas afganas se habían llevado en la tarde del jueves a los habitantes que quedaban en la zona.
Sin embargo, el ex presidente afgano Hamid Karzai condenó el ataque y denunció que Washington está utilizando su país para ensayar nuevas armas, escribió en Twitter.
El presidente estadounidense, Donald Trump, alabó la intervención. "Estamos muy orgullosos de nuestro Ejército. Fue otro éxito", dijo en Washington. "Todos saben bien lo que ocurrió. Es decir, que yo autorizo a mis Fuerzas Armadas. Les dimos autorización total y, sin dudas, es por eso que han sido tan exitosas últimamente", aseguró.
Embed

Ni Trump ni el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, precisaron si el presidente ordenó personalmente el lanzamiento.
Al ser preguntado si la bomba se lanzó como advertencia a Corea del Norte, Trump dijo que no hay diferencia. "No sé si esto envía un mensaje. Es igual si lo hace o no. Corea del Norte no es un problema. El problema será solucionado".
Se trata de un arma controvertida, ya que por su tamaño y onda expansiva se considera sobre todo medio de presión psicológica. Sólo Rusia dispone de una bomba aún más grande.
"Sacudió el valle entero, nunca había oído algo tan ruidoso en mi vida", contó hoy a dpa Qadratullah, un residente del distrito. Se rompieron cristales a siete kilómetros del lugar de lanzamiento, contó un líder tribal.
La región atacada es considerada la zona donde nació la rama afgana del EI. La organización anunció en enero de 2015 el establecimiento de su rama regional bautizada como Jorasán, que cubriría Pakistán y Afganistán, en la primera vez que el EI se extendía fuera del mundo árabe.
Durante mucho tiempo, el EI sólo estuvo presente en las provincias orientales de Nangarhar y Kunar.
Desde hace meses, las fuerzas estadounidenses y afganas llevan allí a cabo potentes ataques aéreos contra posiciones del EI.
Según las fuerzas de la OTAN en Afganistán, los insurgentes están reforzando sus líneas defensivas con explosivos improvisados, túneles y búnqueres. "Esta es la munición indicada para eliminar estos obstáculos del camino y mantener el impulso de nuestra ofensiva contra el EI", señaló el comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, el general John Nicholson.

Comentarios