Represión china
Domingo 05 de Junio de 2016

A 27 años de la masacre de la plaza Tiananmen, los chinos luchan contra el olvido

Las autoridades de Pekín se limitaron a reforzar la seguridad para evitar que familiares de las víctimas y sobrevivientes recordaran el episodio

El aniversario de la masacre de Tiananmen, en China, ha sido ignorado por las autoridades del país, que se limitaron a reforzar el operativo de seguridad para evitar que testigos y familiares de las víctimas se reunieran a recordar el episodio que hace 27 años se saldó con la muerte de más de 700 personas, según la Cruz Roja Internacional.

Frente al silencio oficial, los familiares de víctimas, activistas y sobrevivientes han intentado reunirse para mantener vivo el recuerdo pero se han topado con las fuerzas de seguridad que desde hace varios días han estado actuando para frenar cualquier conmemoración. En esta ocasión, al menos cinco personas han sido arrestadas en diferentes hechos de recordación de las protestas democráticas y su violenta represión, según la organización Human Rights Watch.

Extrema vigilancia. Como es tradicional, las autoridades han aumentando el dispositivo de seguridad en la zona con agentes de uniformados y encubiertos. Un fotógrafo de prensa internacional fue detenido el viernes por policías de uniforme en uno de los controles de seguridad a la entrada de la emblemática plaza de Tiananmen, a donde no lo dejaron pasar, y posteriormente lo obligaron a borrar las imágenes que ya había tomado con su cámara.

Las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos han vuelto a pedir de forma unánime al gobierno chino que admita lo que ocurrió y compense a los familiares de las víctimas cuyo número se desconoce (aunque se cifra entre cientos y miles) debido al bloqueo informativo oficial.

Este año el acento se puso en cómo, debido al paso inexorable del tiempo, los padres de los muertos van falleciendo sin conseguir que se haga algún tipo de justicia, especialmente un reconocimiento oficial de lo que pasó y una compensación. "Hasta ahora, al menos 41 miembros de nuestro grupo de familiares de víctimas han fallecido. Su mayor lamento es no haber podido ver que se ha hecho justicia", señaló esta semana el grupo Madres de Tiananmen, en un documento divulgado por Human Rights en China.

Brutal represión. La noche del 3 al 4 de junio de 1989, unidades blindadas y de infantería del ejército chino entraron en la Plaza de Tiananmen y zonas adyacentes para desalojar a los ciudadanos, inicialmente estudiantes pero también trabajadores y profesores, que desde hacía casi siete semanas llevaban protestando en favor de una democratización del gobierno comunista. Esa protesta se dio en el marco de las reformas que estaban teniendo lugar en la antigua Unión Soviética, liderada por Mijail Gorbachov, y los países de Europa central y oriental.

Los militares dispararon sobre la multitud en algunas zonas próximas a Tiananmen, especialmente al oeste, mientras se acercaban a la plaza para sellar el acceso. Allí, tras una tensa negociación, los ocupantes accedieron a evacuar el lugar y evitar una nueva matanza. Al ser consultada sobre este aniversario durante una rueda de prensa celebrada el viernes, una vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, se refirió a "la agitación política que tuvo lugar en los años 80" en el país, uno de los tantos eufemismos que emplean las autoridades para referirse al tema. "Los hechos han demostrado que el camino al desarrollo que hemos elegido sirve a los intereses fundamentales de China y de su pueblo, y satisface las aspiraciones de toda la nación china", agregó la portavoz, Hua Chunying.

"Las autoridades chinas han continuado desde 1989 con su intento de distorsionar y enterrar la verdad, forzando al país a olvidar y a sus generaciones más jóvenes a ignorar la historia", afirmó ayer por su parte Human Rights Watch, quien lamentó la "completa impunidad" que siguen disfrutando de los responsables de la masacre.

En Taiwán, la nueva presidenta Tsai Ing-wen, llamó a Pekín a aumentar los derechos políticos y a compartir con China la experiencia de la isla en su camino hacia la democratización. Aún así, Tsai, del independentista Partido Democrático Progresista (PDP) y cuya llegada al poder ha generado inquietud en Pekín, recalcó que no tiene "intención de criticar el sistema político chino".

"El último preso". Este aniversario puede ser el último que pase en prisión Miao Deshun, el último preso de Tiananmen, que fue encarcelado por quemar un tanque durante las protestas y cuya puesta en libertad está prevista para octubre próximo, tras poco más de 27 años tras las rejas.

Mientras tanto, en Hong Kong se realizó la tradicional vigilia con velas en recuerdo a las víctimas de esa represión.

La entidad organizadora estimó que 100.000 personas asistieron al acto. Esta vigilia tuvo además, otra preocupación añadida: el cierre del museo sobre la matanza de Tiananmen debido a las presiones judiciales que sufrían sus promotores y la inquietud sobre si podrá reabrir en otra localización.

Comentarios