Edición Impresa
Sábado 06 de Septiembre de 2014

El modelo de negocios en el agro se modificó

(Por Leonardo Stringaro / La Capital). _ El retorno a planteos intensivos, pero con rotación, es la clave para enfrentar las nuevas presiones.

"Es posible una productividad rentable y sustentable, si se manejan prácticas continuas en las tareas agrícolas". El dato es contundente y forma parte de las conclusiones de actualización técnica para la campaña agrícola 2014/15, que planteó la firma Don Mario, en el tradicional encuentro anual que busca maximizar los rendimientos.

La jornada, que logró reunir a 1.000 personas, contó con un panel de especialistas que combinaron sustentabilidad con genética, buenas prácticas agrícolas, rentabilidad, herramientas para la toma de decisiones y política agropecuaria.

Se habló de modelos de producción que consuman más agua, para evitar anegamientos y problemas de napas. También para revertir la presión que ejercen las malezas resistentes. En síntesis, se volvió a plantear como esquema de partida la aplicación de rotaciones en un contexto de producción alta y sostenida como clave del negocio.

Con una respuesta contundente, los especialistas fueron claros a la hora de responder la siguiente pregunta: ¿Qué se puede hacer hoy para que los lotes tengan mayor potencial de rinde en el futuro? La respuesta: rotar los cultivos y considerar que la soja es más rentable que el maíz, siempre y cuando está montada sobre un sistema de rotación en el que pueda expresarlo.

Entender el contexto, fue otro de los puntos de análisis. Se habló del lado positivo y la buena rentabilidad que deja la campaña que acaba de cerrar. "La cara contrapuesta, es el marco macroeconómico, político y social deteriorado; con altos índices de inflación y tasas de interés", subrayó el consultor en agronegocios, Teo Zorraquín.

Este especialista planteó dos escenarios para el sector, de cara a las próximas campañas. El primero, de corto plazo, pasa por forzar la rotación, hacer mucha soja, no sembrar maíz y achicar los equipos de trabajo. En el caso de una mirada a futuro, el esquema cambia y muestra un largo plazo en el que se debe proyectar una rotación ambiental y la preservación de los recursos humanos formados.

Precios, rindes y costos. Está claro que los empresarios del sector saben de los precios a futuro, están deprimidos. Es más, muchos reconocen que les cuesta pensar cual va a ser el valor o tipo de cambio, que se manifieste como variable del negocio. "La receta es esperar, tomando como eje que todos los cultivos a nivel mundial están con precios deprimidos, y sin datos concretos de la demanda y la presión de la cosecha sudamericana".

Zorraquín considera que a nivel de costos el partido principal se lo juegan los valores de los arrendamientos. "Su negociación es vital, para equilibrar un aumento de insumos en dólares, impuestos en alza, costos de contratistas y combustibles", remarcó el analista.

Respecto a los rindes, dejó en claro que ya no van a alcanzar los rendimientos promedios. Es decir, los productores van a tener que apuntar a la búsqueda de rindes más altos.

"En política agropecuaria, el productor debe entender que el kirchnerismo está peleado a muerte con el campo", sentenció Juan Carlos de Pablo, en su introducción a la política y economía que se viene. El analista, se lamentó en que haya sido el agro quien le hizo perder el invicto a la administración central durante el 2008. "Es un problema para el sector y una marca para el gobierno que no se borrará nunca", subrayó.

Comentarios