Policiales
Jueves 10 de Noviembre de 2016

El ministro de Justicia provincial valoró el aporte del Centro de Asistencia Judicial en una condena a perpetua

Ricardo Silberstein, ministro de Justicia y Derechos Humanos, resaltó el trabajo del área provincial para conseguir el fallo que condenó a Johnatan Olivera por el doble asesinato de Laura López y de su hija Mía.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, destacó el trabajo realizado por el Centro de Asistencia Judicial (CAJ) para conseguir el fallo que condenó hoy a Johnatan Olivera a la sentencia de cadena perpetua, en el marco de la causa en la que fue juzgado por el asesinato de Laura López y de su hija Mía, ocurrido en enero de 2013, en el barrio La Laguinita, en la zona oeste de Rosario.
El CAJ de Rosario, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, actuó como querellante en la causa y realizó aportes fundamentales para lograr la sentencia.
El tribunal del juzgado de Sentencia N° 8, que dirigió el juicio oral y público, estuvo integrado por la jueza Marisol Usandizaga (presidenta), y los jueces María Isabel Más Varela y Edgardo Fertitta, y el fallo se resolvió por unanimidad. La imputación para el joven de 23 años fue por doble homicidio criminis causa y robo. En tanto, los fundamentos de la causa estarán disponibles a partir del 21 de noviembre.
"Es para resaltar el trabajo realizado por el equipo de abogados del CAJ de Rosario quienes realizaron aportes fundamentales en este causa, como por ejemplo, la batalla que tuvieron que llevar adelante para que sea realizara la cámara gesell en donde se consiguió el testimonio que resultó clave para poder resolver el caso", resaltó el titular de la cartera provincial.
Conjuntamente, Silberstein subrayó la importancia de los CAJ en todo el terriotorio santafesino: "En los últimos meses hemos logrado condenas en distintos casos que nos han dado mucha satisfacción, porque demuestra que es un área que va creciendo en importancia, aportando todo lo que esté a nuestro alcance en materia legal y hasta de contención y acompañamiento a las víctimas. Por eso, la apuesta del gobierno es seguir fortaleciéndolos en toda la provincia, a la vez de ir sumando este servicio en algunos departamentos donde notamos que el Estado debe tener una mayor presencia en este sentido, garantizando el acceso a la justicia a todos los santafesinos".
En la misma línea, cabe destacar que el CAJ brindó asistencia integral a partir de la actuación de un equipo interdisciplinario formado por las abogadas Virginia Ilaudet, Ingrid Plescent y Agustina Prestera, y la psicóloga Ivana Tonero.
El caso ocurrió el 20 de enero de 2013, mientras Laura esperaba a la niñera y sus hijos dormían, en su vivienda ubicada en un pasaje a la altura de Seguí al 6600. Olivera ingresó por la ventana, y atacó a la joven en el baño de la casa. Luego, también asesinó a Mía, de 4 años, que se había despertado al oír los ruidos. El otro niño que se encontraba en la vivienda, se pudo esconder debajo de la cama y salvó su vida.
Olivera había estado prófugo desde marzo de 2014 y fue recapturado en junio del corriente año en la zona norte de la ciudad.



Comentarios