Edición Impresa
Jueves 03 de Septiembre de 2015

El milagro del irupé

No lejos de la ciudad, hecha de asfalto y cemento, crece la mágica flor, reina del Paraná.

No lejos de la ciudad, hecha de asfalto y cemento, crece la mágica flor, reina del Paraná. Muchos son quienes peregrinan a través de las islas en busca de su belleza. Cuenta la leyenda aborigen que una doncella se enamoró de la luna y se sumergió en el río, engañada por el reflejo. No volvió y Tupá la convirtió entonces en el irupé, cuyas hojas tienen la forma del disco lunar y siempre mira hacia lo alto, en procura de su amada.

Comentarios