Newell's
Martes 20 de Septiembre de 2016

El método Mackey llega a Newell's

En octubre, el preparador físico asumirá como director deportivo del fútbol amateur. "Queremos que el club sea una institución modelo en formación de jugadores", dijo

La figura de Martín Mackey es conocida para la gente del rugby, pero en el mundo del fútbol muchos se preguntan quién es. Este rosarino de 43 años es profesor de Educación Física, trabajó como preparador físico del club Duendes desde 2001 al 2012 y en la Unión Argentina de Rugby desde el 2011 hasta hoy. Se capacitó en la Universidad de las Naciones en Chile, en Real Madrid con Alberto Morínigo (director de las inferiores merengues), en Munster de Irlanda (uno de los clubes de çelite en el rugby europeo), en la Universidad de Texas (Austin, Estados Unidos) y en Exos, la empresa número 1 del mundo en entrenamiento y gestión de alto rendimiento desde el 2007 hasta la actualidad. Además colaboró con Darcy Norman (director de alto rendimiento de la Federación Alemana de Fútbol) en el proyecto que llevaron adelante que los llevo a ser campeones del mundo y como si esto fuera poco fue docente de la cátedra de entrenamiento en el Instituto General San Martín desde 2006 a 2011.

En octubre, Martín Mackey asumirá como director deportivo del fútbol amateur en Newell's Old Boys, comenzando de esta manera con un nuevo proyecto. No es de hablar con retórica, va directamente al hueso y lo suyo no tiene secretos: basa todo en el trabajo. "Llego a Newell's con enormes expectativas, con muchas experiencias vividas y habiéndome capacitado muchísimo. Me siento preparado para aportar y dar lo máximo de mí. Mi meta es que Newell's vuelva a ser una institución reconocida por la formación de jugadores que se consoliden en primera división y tengan proyección internacional, confío en que junto a un excelente equipo de personas podremos lograrlo", confió al empezar la charla.

—¿Qué fue lo que te motivó para dejar el cargo en la UAR y desembarcar en Newell's?

—Lo que más me sedujo fue que un deporte como el fútbol haya puesto su mirada en el plan que la Unión Argentina de Rugby estaba llevando adelante y especialmente en mi tarea: que se interesen en escuchar qué hacía yo en la UAR y saber si se podía llevar adelante en Newell's un proyecto similar. Desde la primera reunión se mostraron muy interesados en que me incorporara a trabajar en el club. Tuvimos muchas reuniones para que se entienda de que se trataba lo que se llevaría a cabo si los socios elegían al Movimiento Rojinegro Querido como opción para hacerse cargo del club. Las personas que integran esta agrupación fueron y son muy respetuosos conmigo y con mi idea y confiaron en esta propuesta y en mi equipo de trabajo. Hace 7 años que viajaba por la Argentina y por el mundo, eso me distanciaba mucho tiempo de mi familia y el último año me pesó mucho, la opción de volver a trabajar a mi ciudad y llegar a un institución de tanto prestigio, de tanta gloria y tan importante a nivel nacional e internacional inclinó la balanza para que me decida a dejar la UAR y continuar mi profesión acá. Para mí es un honor sumarme a Newell's.

—¿En qué consiste el "plan Mackey"?

—Fundamentalmente consiste en ofrecer una gestión de calidad, en desarrollar una cultura organizacional que permita a Newell's ser una institución modelo en la formación de jugadores. El plan se extiende desde reserva a Malvinas. Me acompaña un equipo de excelencia y hemos priorizado que Newell's cuente con un plan estratégico y metodológico que asegure un proceso de crecimiento continuo, que permita establecer cuál es el rumbo, con objetivos claramente definidos. Newell's debe volver a ser una institución reconocida y valorada por su cultura institucional y deportiva, formador de futbolistas de alto rendimiento que puedan consolidarse en primera división con proyección internacional. Las instituciones deportivas deben contar con marcos teóricos que dejen por escrito cuál es la elección del futuro institucional, si se tiene claro hacia dónde se quiere ir, se puede elegir el camino, se unifican las decisiones, la elección de las acciones para lograr eficiencia y alcanzar los resultados buscados. Al tener claro cuál es nuestro plan y cómo se organiza se pueden elegir los métodos que se implementarán en las distintas áreas, de este modo cada una de ellas pueden ser evaluadas tanto en recursos humanos como en eficiencia, para así corregir y continuar creciendo en el camino elegido. Si todos tenemos claro hacia dónde queremos ir unificaremos nuestra misión, el lenguaje, la metodología de entrenamiento, alinearemos la energía, se potenciarán las personas que trabajen en Newell's y de este modo a sus futbolistas. Para mí la organización es todo.

—¿Con qué te encontraste, cómo están las inferiores, adónde apuntás?

—Newell's cuenta con una infraestructura como Bella Vista y Malvinas que están en muy buenas condiciones. Conozco muchos centros en el mundo y Newell's no tiene nada que envidiarles, debe mejorar sus canchas de entrenamiento en Bella Vista y actualizar los materiales de ambos gimnasios (ya se invirtió en eso y a partir de octubre contaremos con los materiales necesarios). Considero que debe mejorar su gestión y poner mas énfasis en la capacitación de sus recursos humanos, si queremos ser una institución que forme jugadores que se consoliden en primera división y tengan proyección internacional también debe ser un club donde la actualización y formación de sus recursos humanos sea prioridad. Vamos a trabajar para que se unifique la metodología de entrenamiento y la interacción de sus áreas especialmente entre Malvinas y Bella Vista, se deben departamentizar las áreas y todos los recursos humanos deben trabajar con un método único. Todos los que trabajamos en Newell's debemos adaptarnos a la organización y metodología del club y no que el club se adapte a las metodologías y conveniencias de cada unos de nosotros. Cada uno de los que trabajamos en Newell's debemos enriquecer su metodología pero debemos entender que ninguno de nosotros es mas importante que Newell's.

—Fuiste cuestionado, quizás sin ser escuchado ¿Qué pensás de eso?

—Duele un poco porque uno deja un lugar tan importante como la UAR y apuesta a un proyecto nuevo. Yo en la UAR ocupé un puesto muy importante y me gané el respeto de muchos en base a trabajo, fueron muchos años de siembra y en el momento que empezamos a ganar decidí irme y venir a Newell's, pero también entiendo que haya gente que preguntaba adónde estaba yo que no iba a Bella Vista y por eso me criticaron. Nadie puede irse de un puesto como el que yo ocupé en la UAR de un día para el otro, no corresponde, llegue adónde llegue porque siempre tuve una conducta, una forma de ser y de actuar. Me voy muy bien de la UAR y desde el 19 de junio hasta hoy era muy importante que se pueda hacer una transición ordenada y coordinada. En la UAR tenía a cargo el desarrollo metodológico y la gestión de los 5 centros que la institución tiene en el país, más Los Pumas, Jaguares, Pumitas, Argentina XV y el Seven, nadie puede de un día para el otro decir adiós y dejar todo. A partir de octubre podré dedicarme a Newell's y mi deseo es que la gente me acompañe y apoye en esta tarea, tengo 4 años por delante para trabajar y aportar lo máximo al igual que el equipo que me acompaña. Hay quienes pueden apoyar más o menos mi gestión pero como hice siempre pondré mi esfuerzo y compromiso. Vine a Newell's a trabajar y eso haré cada día, tal como hice en cada lugar en los que trabajé.

—Hace mucho tiempo que las divisiones inferiores no dan buenos frutos (jugadores de primer nivel en primera). ¿A qué se debe y cómo se puede volver a recuperar esa "magia" que tenían las inferiores de las que hablaba todo el mundo.

—A qué se debe no lo sé, ya que es difícil opinar del trabajo que proyectaron otros y no corresponde hablar si estás afuera. Considero que es muy importante tener objetivos claros, tener un plan estratégico y metodológico, planes anuales, indicadores que nos permitan saber si estamos alcanzando las metas, evaluaciones de gestión que permitan corregir o profundizar el proceso de formación del jugador. Debemos apostar y mejorar los procesos de formación, los jugadores de divisiones inferiores deben potenciarse a lo largo de los años que estan en Newell's, deben formarse como deportistas de alto rendimiento y respetar las demandas que eso exige.

—Según tu experiencia... ¿En cuanto tiempo se puede revertir esto?

—Es muy difícil establecer un tiempo, Newell's primero debe organizarse mejor, unificar su metodología de trabajo y potenciar a sus jugadores de divisiones inferiores. Los procesos de formación dependen de tres pilares fundamentales, que los recursos humanos que trabajan como formadores entiendan cuál es la misión y visión del club, que la respeten y apliquen la metodología elegida para formar jugadores, que la comisión directiva apoye el plan y apueste por él y del entrenador de primera ya que es quien debe confiar en los jugadores de inferiores y ponerlos en primera, si estos tres pilares funcionan, Newell's recobrará el camino de la historia.

—El fútbol argentino se está, de alguna manera, europeizando. Ya no hay enganches, por ejemplo, y el juego es más veloz. ¿Al futbolista se lo trabaja desde las inferiores o se hace hincapié en sus destrezas?

—Yo lo veo de otra manera. En todo lo que hago miro siempre a los mejores y al fútbol argentino lo veo en su mayoría cada vez mas alejado del futbol europeo. Los grandes equipos de Europa juegan un fútbol basado en la posición del equipo en el terreno y practican una presión mucho mas alta y alejada de su arco, intentan recuperar la pelota en el campo contrario, mientras que en Argentina se retrocede inmediatamente, los buenos equipos de Europa desarrollan un fútbol de posesión de balón y es común ver que avanzan en el campo con un volumen de pases que les permiten generar superioridad numérica en distintos lugares del campo y encuentran superioridad numérica porque provocan desorden en el rival. En Argentina veo equipos que saltean líneas, que atacan sólo verticalmente y no se dan mas de tres pases seguidos sin dársela de nuevo al rival, en Europa veo un fútbol mucho mas asociado que el que se practica acá. Comparto que tal vez no haya un jugador que sea el enganche tradicional pero hoy veo en los equipos que juegan bien que presionan alto y se asocian mucho a la hora de atacar y defender. A mí me gusta ese fútbol, el de posición, posesión y detalles, no me gusta cuando no se prioriza el cuidado de la pelota y cuando la misma no se recupera rápidamente. Si bien es cierto que el fútbol se ha hecho mas físico, si sólo corrés no sos un buen jugador, los buenos jugadores son los que entienden el juego, los que se destacan técnicamente y toman buenas decisiones.

Comentarios