Edición Impresa
Sábado 27 de Noviembre de 2010

El mérito de los docentes y del trabajo en equipo

Juliana Riva ingresó al Colegio Misericordia en el jardín de infantes. Es una de las razones que explica que los compañeros que se iniciaron con ella la sientan como "una más", sin ninguna diferencia. La integración de "Juli" —así la nombran— estuvo siempre acompañada de los profesionales que la atendieron desde pequeña. También de la mano de maestras integradoras y de lo que los directivos del colegio llaman "un proyecto pedagógico individual".

La Hermana Patricia, la rectora, invita a pasar a una antesala de la dirección para conversar sobre la experiencia de Juli. La acompañan la directora del secundario, Dora Micheletti, y las vicedirectoras Silvia Gasparini y Cecilia Saint Girón. Todas acuerdan que lo principal a considerar es "el trabajo en equipo para superar las dificultades". También afirman que se despliegan aquí valores como "la tolerancia, el compromiso y la solidaridad". Y destacan que Juli ha "alcanzado logros notables no sólo en lo escolar sino en lo social".

"Cuando ingresó no quería hablar con nadie, sólo con la Hermana Inmaculada que tenía un perrito", recuerda la Hermana Patricia de los inicios de Juliana, y para resaltar la autonomía que muestra ahora. Juliana cursó a la par que todos, sólo fue eximida de educación física, matemática e inglés.

Pero la religiosa apunta que esta tarea de integración "es mérito de los docentes"; porque —añade— "no hay capacitación ni acompañamiento del Estado". Enumera que "los docentes no tienen tiempo de actualizarse" y que "falta presupuesto para esta atención" a las necesidades educativas especiales.

A la charla se suma la psicopedagoga Cristina Recabarren que acompaña el trabajo de Juliana desde el 1º año del secundario. "Es una muy linda experiencia a nivel institucional, de aprendizaje para el docente", define y explica que su función, entre otras cuestiones, es ayudar en las adaptaciones curriculares.

Un grupo de compañeros de Juliana —invitados a conversar— llega a la dirección. "Es una más de nosotros, es fácil ayudarla en la clase, hay que escribirle todo en mayúscula, es una forma de acompañarla", dice Milagros, también alumna de 5º. Patricio, otro de los chicos, hace notar que "siempre la sintieron igual que a todos".

Juliana y parte de los compañeros de clase que estaban en el momento de la entrevista, se explayan en anécdotas escolares. Como la vez que se peleó con Cristopher, o lo bien que la pasaron en los boliches en Bariloche. Hacia el final sugieren que si se puede resumir lo vivido es con palabras como "compañerismo y solidaridad".



 

Comentarios