Edición Impresa
Sábado 08 de Septiembre de 2012

El maravilloso poder creativo local

El director de la carrera de creadores de la moda que dicta la Cámara Industrial de Indumentaria Rosario (Cidir), Mario Giambattistelli, se muestra todo el tiempo orgulloso de la formación y posibilidades que ofrecen. Ese optimismo se sustenta además en lo que define como una época excepcional para esta industria. Asegura que "hay una relación directa" entre el modelo económico del país, basado en la sustitución de importaciones por la industria local desde 2003 en adelante, y las posibilidades laborales que tienen los diseñadores de moda formados para realizar moldería industrial.

"Yo estoy desde el 90, cuando se vivía la desaparición de la industria nacional", repasa. Dice entonces que cuando asumen el desafío de crear la carrera a mediados de los 90 lo hacen teniendo muy presente la imposibilidad de competir con la industria brasileña o la china, por ejemplo. "Por eso buscamos lograr la excelencia en el diseño, con mucho valor agregado, dejando de lado todo lo que fuera producción en serie", agrega.

"Muchos fabricantes nos decían que luchábamos contra la corriente, pero no nos resignábamos, porque Rosario tiene un poder creativo maravilloso. Comenzamos despacito, y en 2003, cuando cambia la política y empieza la sustitución de importaciones, empezamos a ver que las industrias que se habían fundido en los 90 comienzan a resurgir", explica el director.

"Hoy nuestros alumnos terminan siendo industriales de indumentaria; abarcamos toda la moldería industrial por talles, transformaciones y progresiones", dice, y apunta que en materia de diseño "se busca romper con ideas preconcebidas, las cosas vistas desde afuera, trabajar indagando dentro de ellos". Giambattistelli menciona aquí que esta manera de trabajar es la que da sentido a las exposiciones que realizan a fin de año, donde se lanzan productos, colecciones y marcas. "Es una gran fiesta, con más de 1.800 personas", cuenta.

Para graficar lo que representa para la Cámara Industrial de la Indumentaria recuerda que —a nivel nacional— en 1989 había 11 mil operarios trabajando en este rubro; en 1995, menos de 2 mil y en la actualidad, luego de que en 2003 se diera impulso a la industria nacional, hay 120 mil operarios que dependen de la Cámara.

Comentarios