Edición Impresa
Domingo 28 de Agosto de 2011

El mapa del poder en Santa Fe

Al tiempo que la campaña presidencial no logra salir del sopor de cara al 23 de octubre, en la provincia de Santa Fe radicales y socialistas decidieron llamarse a silencio en las últimas horas para no seguir agitando un mar embravecido de declaraciones respecto a la futura composición del gabinete vernáculo.  

Al tiempo que la campaña presidencial no logra salir del sopor de cara al 23 de octubre, en la provincia de Santa Fe radicales y socialistas decidieron llamarse a silencio en las últimas horas para no seguir agitando un mar embravecido de declaraciones respecto a la futura composición del gabinete vernáculo.

El gobernador electo, Antonio Bonfatti, evalúa por estas horas qué sesgo tendrá su equipo ministerial y guarda bajo la manga un as para calmar la ansiedad de la Unión Cívica Radical: le ofrecería al intendente de Santa Fe, Mario Barletta, hacerse cargo de un ministerio estratégico. La jugada es analizada en el más absoluto hermetismo pero significaría la forma más contundente (y a la vez elegante) de clausurar las especulaciones.

También por estas horas comienza a evaluarse qué vía institucional tendrá la relación entre el gobierno provincial y la oposición atento a una nueva realidad con la que tendrán que convivir unos y otros hasta el 2015. La mayoría justicialista en las dos Cámaras legislativas obliga al socialismo a tender puentes más sólidos que nunca con sus aliados frenteprogresistas y a mantener aceitados los contactos con los diputados peronistas.

Desde la Casa Gris confirmaron que se evalúa la creación de una instancia institucional (léase la creación de un cargo) para llevar adelante las negociaciones, aunque esa opción genera resistencia en varios protagonistas del oficialismo. Desde allí comienzan a seguirse muy de cerca las variables y el derrotero de la realidad justicialista. ¿Aceptarán los peronistas en su totalidad someterse a una conducción de bloque unificada o se desperdigarán algunas referencias en bloques paralelos?

La semana pasada, el dirigente de Cien por Ciento Santafesino, Oscar Cachi Martínez, quien hará ingresar cuatro legisladores a la Cámara baja, se mostró a favor de la reforma constitucional que impulsa el socialismo, acicateando los rumores de que formaría un bloque apartado del resto. ¿Podrán convivir bajo una misma ala perottistas, obeidistas y rossistas, todos aceptando mansamente el liderazgo de María Eugenia Bielsa, o varios aprovecharán la diferente procedencia política para operar con autonomía?

Bielsa dio señales la semana pasada de querer presidir la Legislatura, al fin un lugar de alta visibilidad y con buenos márgenes para hacer política, algo que la arquitecta necesitará mirando hacia su futuro electoral. No es un secreto para nadie la potencialidad de una próxima candidatura a intendenta de Rosario o, incluso, a gobernadora de la provincia.

Todos estos movimientos se harán más visibles cuando las elecciones presidenciales del 23 de octubre hayan quedado atrás. Hoy por hoy, la candidatura de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner opera como un gran paraguas que cobija a todos los sectores del Partido Justicialista.

Otro punto a dilucidar es cómo quedará sellado el futuro cupular del justicialismo santafesino a tenor de los últimos resultados y de la dispersión que se generó a partir de la postulación a gobernador de Miguel Del Sel. El candidato a vicegobernador del Midachi, Osvaldo Salomón, pidió en su momento la renuncia de la cúpula del PJ y el inicio de un nuevo proceso interno. Se abrirá en el peronismo una etapa de amplia discusión que tendrá una caja de resonancia casi inmediata: la composición y los direccionamientos que sucedan en la Legislatura.

A priori, el escenario político santafesino amanecerá en 2012 con una realidad inédita en todas sus variantes, no sólo en lo que asoma como cuestión principal y que tiene que ver con la gobernabilidad. Es por eso que desde el propio socialismo se vocea la necesidad de instalar caminos convergentes. No son pocos los dirigentes del Partido Socialista que por estas horas pretenden una amnistía para el sector encabezado por Rubén Giustiniani tras la derrota de la precandidatura del senador. "En el futuro gobierno hay que integrar a los radicales pero también al otro sector interno", responde como una letanía la fuente consultada de la Casa Gris.

La nueva realidad a la hora de la sintonía fina obliga a dejar de lado por un momento el deseo del binnerismo de pasarle la factura final a Giustiniani. "Está demasiado claro que Rubén ya no es el conductor del socialismo a nivel nacional. Incluso en su propia fila hay estado deliberativo. Los militantes no se quieren quedar afuera de este proceso histórico que se inicia con la candidatura presidencial de Hermes. Y en todas las provincias hay postulantes a diputado, a concejal... Esto es política", se relame un informante binnerista.

Ingresado el mes de noviembre, Bonfatti comenzará a anunciar quiénes serán sus funcionarios, con una leve modificación de plan original atento a los resultados de los comicios del 24 de julio. El futuro gobernador decía en su campaña que el 90 por ciento de la grilla actual permanecería en funciones, pero las circunstancias poselectorales obligan a un replanteo de la situación.

Frente a este nuevo contexto, el radicalismo soltó la voz de alarma y jugó todas sus cartas reclamando más cargos. Utilizó para eso a la propia vicegobernadora, Griselda Tessio, quien con sus críticas a Hermes Binner molestó a los socialistas. "Tessio estaba jubilada de todo y nosotros la subimos de nuevo al escenario. Es el ejemplo más claro de la futilidad de las críticas radicales", responden con saña desde el PS.

Pero, tras dejar en claro cuánto les molesta la rebelión declarativa del radicalismo, admiten que se abre un nuevo proceso en el que será necesario compartir el poder por la finita diferencia en los resultados. Para clausurar cualquier señuelo secesionista (y aunque lo nieguen públicamente) piensan ofrecerle un ministerio a Barletta con mensaje encriptado: "Acepte ahora o calle para siempre".
 

Comentarios