Edición Impresa
Sábado 05 de Abril de 2014

El mapa de cultivos que se desmarcan del modelo tradicional

Lo orgánico abarca a un amplio abanico de producciones en la región. Patricia García explicó que "hay de todo" e hizo referencia a producciones extensivas, que según dijo, si bien son escasas en la zona núcleo, son abundantes en la zona perimetral en "algunas regiones de La Pampa, el oeste y el sur de la provincia de Buenos Aires, San Luis y Córdoba".

También mencionó que los cereales y oleaginosas orgánicos se producen también en Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe, mientras que se encuentran cítricos en Tucumán, peras y manzanas en Río Negro y Neuquén, viñedos y vinos orgánicos en Cuyo y Salta. "Los productores que tienden a la producción orgánica como herramienta de diferenciación para acceso al mercado, suelen apelar también a la diversificación de productos. Las nuevas generaciones no le tienen miedo a eso. Si es zona de cebollas o ajos, los hacen junto con el resto de las extensivas. También las frutas. Hay muy buenas experiencias entre empresas que tienen trigo, soja, girasol, lino, y además, montes de frutas. Manejan todas ellas como orgánicas, certifican y exportan con el sello orgánico", señaló.

Por otra parte, señaló que frente a las fumigaciones en distintas zonas que atentan contra lo orgánico, es necesario implementar una acción seria con respecto a los límites de las que son aéreas en los pueblos. "Si en el cordón de Rosario o Venado Tuerto hubiera huertas que proveyeran verduras orgánicas para los mercados, colegios y hospitales, se generaría una demanda increíble y los productores estarían encantados de trabajar a nivel local. Pero hay que tomar decisiones en conjunto. Los productores producirán orgánico y aplicarán las buenas prácticas si hay un impulso real del Estado y las instituciones hacia crear el mercado, la comunicación, educación, la protección efectiva de los productores y ambientes rurales y la salud de los consumidores", concluyó la especialista.

Comentarios