Edición Impresa
Sábado 30 de Julio de 2011

El lugar de las emociones en los aprendizajes

La educadora Rebeca Bize Brintrup explica qué es la "pedagogía de la intencionalidad"

"La cuestión emocional es fundamental en el aprendizaje de un ser humano, tanto que puede bloquearlo o facilitarlo", sostiene la profesora Rebeca Bize Brintrup. Esa idea es la misma que desarrolla en el libro "Pedagogía de la intencionalidad", preparado junto al educador Mario Aguilar Arévalo. En la obra plantean una mirada integral del niño que aprende, donde tienen peso sobre todo sus proyectos de vida y emociones.

Los dos pedagogos son chilenos y estuvieron en Rosario participando en el Congreso Aula Hoy, realizado hace un mes. Rebeca Bize Brintrup dialogó en esa oportunidad con La Capital sobre el alcance del libro que presentaron en Rosario. También se refirió a los reclamos por la situación educativa que se vive en su país.

Mario Aguilar Arévalo es magíster en educación de la Universidad de Chile, en tanto que Rebeca Bize Brintrup es licenciada en educación y educadora en institutos superior de formación docente, entre otros datos de su trayectoria profesional. Ambos son autores también de "Pedagogía de la diversidad. Una propuesta de inspiración humanista ", traducido al inglés, francés y portugués.

-¿Qué es la pedagogía de la intencionalidad?

-El libro desarrolla los fundamentos filosóficos, psicológicos, antropológicos, biológicos y educacionales de esta nueva visión del ser humano que recién está apareciendo, a través de distintas áreas de las ciencias. El desarrollo de las neurociencias ha venido dando pie para empezar a considerar al ser humano de una manera un poco distinta a la que estamos acostumbrado. De eso se trata de verlo más en conjunto, más integral, de entender que aprendemos de una manera muy global y diversa. Básicamente tiene que ver con esa frase que acompaña al título del libro: "Educando para una conciencia activa", es decir considerando al ser humano como un ser que construye su propia realidad.

-Esto supone pensar al niño en la escuela de otra manera. ¿Cuál?

-Esa es una nueva visión, una nueva concepción del ser humano. Tenemos un ser humano que responde a una educación tradicionalista, que recibe información y la escuela es quien se la entrega. Es decir donde este sujeto aprendiente es pasivo. No está presente la intención de ese sujeto en vuelo, en desarrollo. Y esa es la gran diferencia.

-Es decir, ¿hay que concebirlo con sus propios proyectos?

-Sobre todo eso: proyectos y visión propios. Las nuevas generaciones están formadas en un mundo distinto al de los adultos y tienen una nueva sensibilidad. Y está comprobado que la cuestión emocional es fundamental en el aprendizaje de un ser humano, tanto que puede bloquearlo o facilitarle el aprendizaje.

Nueva corriente

-¿Se trata entonces de darles más lugar a las cuestiones afectivas en el campo educativo?

-Está naciendo una corriente nueva en el campo educativo separada absolutamente de lo que es el pensamiento racionalista. Hasta ahora la escuela se ha preocupado por transmitir la cultura, los contenidos, la información que otros han construido, para entregar a las nuevas generaciones con su forma y tradición. Pero hoy día está naciendo una nueva corriente, en la que la escuela lo que debería hacer es desarrollar los órganos de apropiación que el ser humano tiene para comprender la realidad. Es un enfoque totalmente distinto, porque la información está en cualquier parte, y lo afectivo es considerar a ese ser humano con la intención, con ese motor humano que es la emoción. También que el aprendizaje es un proceso interno a cada individuo, entonces el pensar coherente y tener registro del pensar, al hacerlo soy conciente de mi propio funcionamiento y eso es lo que hace la diferencia.

-¿Esa nueva corriente es la pedagogía de la intencionalidad?

-Sí, y en este caso tiene que ver con el humanismo universalista (responde a la filosofía de Silo).

-¿Qué docente se necesita para esta tarea?

-Alguien que tenga ganas de hacer un futuro distinto. Muy pocas cosas: sólo ganas.

-También puede pasar que el docente tenga ganas pero se sienta superado por la realidad...

-Por eso el aporte de este libro ("Pedagogía de la intencionalidad"). Es para aquel docente que tenga una intuición de que la cosa puede ser distinta, para que tenga los fundamentos para ir hablar con sus colegas y demás representantes de la educación. Son muchos los profesores que hoy están haciendo nuevas cosas, pero les faltan los fundamentos. Es decir, si el docente tiene intuición empieza a inventar, se siente creativo y ve cómo reaccionan sus alumnos. Aquí está planteada la cuestión trascendente del ser humano y eso no está considerado en la escuela, eso que justamente te hace vivir.

Comentarios