Diego Osella
Domingo 02 de Octubre de 2016

El límite bien puesto

Newell's podía subirse otra vez a la cima del torneo, pero no pudo con el celeste. En el juego quedó de nuevo en deuda.

Newell's podía superarlo y llegar al primer puesto, pero la realidad es que su juego no le da para más de lo que tiene. El 0-0 con Temperley lo demuestra. Ser líder requiere de otro juego. De características de equipo que hoy Newell's no posee. Es más, nadie lo había planteado de arranque. No armó un equipo para eso. Ser práctico, sacapuntos y gozar de suerte alcanza hasta cierto límite. Uno bastante cortito. Lo tenía a la vista, pero cuando podía dar el paso para superarlo el que le gritó "hasta ahí" fue un limitado y voluntarioso rival: Temperley. Igual, los rojinegros sumaron. Un punto, sí. Demasiado.

   En un mal rendimiento, siendo generosos con el calificativo de malo. En un partido que debió perder, si se manejan las mismas varas utilizadas en el rubro merecimientos de cuando ganar se trata. Lo bueno es que al mal juego lo reconoció el técnico Diego Osella (ver página 10). Así, con el diagnóstico preciso del mal, es más simple atacarlo.

   "Fue mérito de Temperley", dijo el DT. Una verdad a medias. El local los hizo. Ñuls lo dejó. No tuvo el poder de pararse de frente, lo corrió de atrás y sólo lo alcanzó para evitar perder el camino del invicto, un valor extra para un equipo que juega un torneo distinto al del protagonismo elevado a la potencia de candidato.

   Hay que conocer los límites e intentar estirarlos. Lo bueno, se insiste, es que Osella lo acepta: "Jugamos reaccionando y no accionando", dijo. Parece difícil, un trabalenguas, pero es la realidad. Reaccionar está bien pero alcanza para una igualdad. Accionar es buscar la victoria. Lo que no tuvo la Lepra fue rebelión para decidir cambiar la historia del partido. Para después del entretiempo tirar las cartas en la cancha con firmeza ofensiva y exponer el pergamino que traía de posible líder, al menos por un día (Estudiantes juega hoy el clásico platense). Igual, quedó como escolta, pero ya no está solo porque lo alcanzaron Racing y River, a los que hoy se les pueden agregar un par más.

   Igual, hay que remarcar que no es el caso, por ahora al menos, "hacerse los rulos" con la chance de mirar más arriba de lo que la vista como equipo puede darle a este Newell's.

   Lo que consiguió hasta acá fue con mucho esfuerzo, acompañado de la suerte (no olvidar). Intentando aportarle cada vez mejores recursos futbolísticos, claro que ayer ausentes. Animándose de a poco. Y está ahí, entremezclado. Aún con chances de seguir sumando bien. Como hasta ahora. Tiene un descansito por delante y en veinte días se viene el vendaval de dificultades, cuando lleguen el clásico, San Lorenzo, Racing y River.

   Además, la sumatoria de 11 puntos sobre 15 posibles, el invicto y el segundo puesto no deben tapar la realidad. Hacia dónde apunta este Newell's, uno distinto al del torneo pasado en cuanto a nombres pero que viene intentando remontar. O ya nadie se acuerda que hace poco más de cuatro meses, en la penúltima fecha, el 15 de mayo, en esta cancha de Temperley un 0-2 amenazó llevarse puesto a Osella, Scocco, Maxi Rodríguez, Domínguez y compañía.

   Entonces, a valorar hoy el puntito conseguido con el 0 a 0 en cancha de Temperley. No debe importar que la tabla de posiciones no lo tenga arriba de todos. El juego es otro, se sabe, y debe aceptarse. Por ahora a Newell's "no le da el piné" para pretender más.

Comentarios