La ciudad
Viernes 25 de Noviembre de 2016

El laboratorio fotográfico Triángulo Color no dejó ingresar a 29 trabajadores

La firma cambió la cerradura de sus tres locales. Hoy retoman negociaciones en el Ministerio de Trabajo de la provincia

Los empleados de la casa de fotografía Triángulo Color que ayer a la mañana fueron a cumplir con sus tareas, se encontraron con que los propietarios habían cambiado la cerradura de los tres locales de la firma, impidiendo el ingreso de los trabajadores a sus puestos. Desde la empresa sostuvieron que la decisión de cerrar fue repentina, aunque los 29 empleados que quedaron en la calle descreen de esa versión. En el Sindicato de Empleados de Comercio remarcaron la paciencia que los trabajadores han tenido con la empresa, ya que desde marzo los sueldos vienen retrasados y a la fecha se adeudan dos salarios completos. Ayer hubo una audiencia en el Ministerio de Trabajo que entró en cuarto intermedio hasta hoy al mediodía.

Ayer a la mañana, ninguno de los locales de Triángulo Color —una casa de fotografía con 40 años de historia en la ciudad— abrió sus puertas. Los empleados que se presentaron en las sucursales de Corrientes 1935, Portal Rosario Shopping y Shopping del Siglo no pudieron ingresar a sus puestos de trabajo porque, del miércoles al jueves, los dueños cambiaron las cerraduras.

Los propietarios de la firma, Pablo y Nadia Iphais, son los hijos de uno de los socios fundadores de Triángulo Color SRL, y desde hace dos años están a cargo de la empresa.

Problemas. De acuerdo con los empleados que ayer al mediodía se manifestaban frente a la casa central de calle Corrientes, para ese momento ya había prevista una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la provincia ya que la empresa adeudaba dos meses de salarios. "No pagaron marzo y abril, y desde ese momento abonan con dos meses de retraso", explicaron los trabajadores.

Después de quedarse en la calle, en la audiencia se trató el tema del cierre, que la firma describió como repentino. "No fue algo programado. En estos días hubo inconvenientes con la Afip (Administración Federal de Ingresos Públicos) que los llevaron a tomar esta decisión", dijo Pablo Barello, abogado de la empresa.

Juan Gómez, de Empleados de Comercio, sostuvo que desde el gremio rechazan el comportamiento de los empresarios, puesto que los trabajadores tienen paciencia desde hace meses ante los incumplimientos y evitaron la confrontación. "Mostraron un desprecio hacia los trabajadores", sostuvo.

El gremio reclamó que se brinde, como garantía de pago a los trabajadores toda la maquinaria y mercaderías existentes, tanto aquellas que se hallan físicamente en los locales comerciales de los shoppings, como en el inmueble de calle Corrientes, de propiedad de la empresa, y su depósito en el 1943 de la misma calle. Además el sindicato intimó a la empresa a que ponga a disposición de los trabajadores, como pago a cuenta de las deudas de salarios existentes a la fecha de la audiencia, el dinero disponible tanto en las cajas de los locales, como también el que hubiere en cuentas bancarias.

Comentarios