La ciudad
Domingo 24 de Julio de 2016

El joven rosarino que deslumbró a la comunidad científica internacional

Lisandro González hizo una investigación que podría poner freno a las superbacterias. Radiografía de un apasionado

"Termino un experimento, tomo el bondi y voy para allá", dijo Lisandro González desde el Instituto de Biología Molecular Rosario (IBR). Un joven común, ninguna pista. Nada que infiera su condición de becario posdoctoral y menos de que sea el primer autor de una investigación que ganó la atención del mundo científico. Pero él es así, le gusta pasar inadvertido mientras hunde su curiosidad en lo complejo, cualquiera sea el formato, las bacterias, la arquitectura, América latina, los barrios rosarinos o la música en disonancia, la que sale del "mundo tonal".

Quizás fue también un impredecible similar el que le azuzó el corazón cuando logró develar el mecanismo de una enzima esquiva que quitaba el sueño a varios investigadores. González venía pesquisando el tema desde hacía un par de años y la respuesta colmó de sentido su pasión de joven científico. Hubo alegría colectiva y también cerveza en avenida Pellegrini.

El trabajo en el laboratorio de Metaloproteínas, uno de los 10 que tiene el IBR en La Siberia, junto a Guillermo Bahr, tiene mucho justamente de esas dos cuestiones, el grupo y la pasión. Insustituibles para remontar el insondable mundo de los microorganismos, donde se anda y desanda el camino para lograr rigor científico, el mismo que le permitió llegar con su descubrimiento a las páginas de la revista científica Nature Chemical Biology, y ser seleccionado entre los diez mejores del año en el congreso de la Sociedad Norteamericana de Microbiología.

Al lado de ese olimpo, su adolescencia en el barrio El Abasto parece lejana pero se rastrea fácil en el joven de camisa afuera, vaqueros, zapatillas y un arito imperceptible que trata de abrir su mundo interior frente a un grabador. Como cuando componía canciones con una banda de rock alternativo que había formado con sus amigos del barrio, bajo la influencia de Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden, entre otros. O los vernáculos Peligrosos Gorriones o los Illya Kuriaki, a quienes planea ir a ver cuando en agosto vengan a Rosario.

Pero como lo que más le gusta es componer, en un paréntesis de su carrera de biotecnología estudió tres años de música en La Siberia. Fue posterior al 2001, cuando "todos quedamos como en un estado de nebulosa", pero al final triunfó la ciencia dura y encaró su tesina y doctorado.

Haciendo carrera. Con la licenciatura bajo el brazo, nueve años atrás, comenzó el camino de la investigación como becario doctoral en el IBR. La rutina incluye planear experimentos, hacerlos en la mesada, indagar los trabajos actuales realizados al respecto, sistematizar datos, pensar, relacionar y volver a pensar un poco más allá, estirando de a segundos el desafío, en un intento por esquilmarle una nueva verdad al universo. Cuando esto sucede, se le pone la piel de gallina, tal como le ocurre cuando algo lo sorprende, en cualquier orden de la vida.

"Está buenísimo trabajar en lo que a uno le gusta, tiene oscuros y claros, hay épocas en las que uno se apasiona con lo que está haciendo y quiere resolver, porque surge algo que no sabe por qué y se empieza a quemar la cabeza y planifica cosas y discute con los demás sobre la forma de resolverlo", explica González.

Y dice que también está la contraparte "hay momentos donde uno también se abatata y los experimentos no dan los resultados que uno espera y hay confusión, como todo trabajo, hay momentos de gloria y de los otros", asegura, desmitificando el halo que rodea a una tarea tan distante de lo cotidiano, pero dentro de la que también señala sus mismos vaivenes.

En octubre del año pasado logró el rango de "ingreso a carrera", del Conicet pero aún no está efectivo; en su misma condición hay unos 700 investigadores y personal de apoyo en todo el país, todos esperan lograrlo antes de fin de año, según se supo en los últimos días. Para ingresar hay que transitar varios tramos "en formación" como becario, donde los mojones de doctorado y post doctorado van impulsado el camino hacia la estabilidad laboral que les permita acceder a los beneficios que de esto deviene, como aporte jubilatorio y aguinaldos, entre otros.

En la actualidad, González suple estos beneficios con su trabajo como profesor de biofísica, con dedicación simple, en la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional de Rosario.

Los estudios. En la Facultad de Bioquímica estudió hasta su título de Doctor en Ciencias Biológicas, antes lo hizo en el Normal Nº 1 y en la escuela Padre Claret, en su barrio de Italia y La Paz, donde nació hace 37 años y vivió con sus padres, de "de clase media ahí", Graciela y Miguel Angel, "un gran laburante" que falleció dos años atrás, casi en paralelo con la muerte de su mejor amigo.

Ambas pérdidas lo dejaron casi inerme, pero justo apareció en escena el interrogante que lo llevó a decidir el tema de investigación. Dolor y desafío, ambos abismales.

Desde hace una década que se define como "inquilino eterno" que cambió varias veces de barrio para conocer de primera mano los aires rosarinos. Durante la entrevista se saca los anteojos y en retrospección cuenta que mucha vida de río no tuvo, pero sí hizo básquet y natación en Newell's Old Boys. Que le fascina el cine coreano de Kim Ki-duk y el de David Lynch, por lo "onírico y misterioso", como las imágenes del universo que veía una y otra vez en un libro que había en su casa y quería estudiar astronomía.

Después cambió el infinito por el micromundo, el de los laboratorios. El que lo llevó un día a ver su trabajo en la Nature Chemical Biology, el día que dijeron "¡Al fin!" y se fueron por una birra porque había cerrado una etapa. Un alivio, además de la felicidad de haberle encontrado "una vuelta de utilidad, más allá del jueguito de ingenio de resolver algo", comentó sobre la aplicación de su descubrimiento a los test que detectan la superbacteria que causa la muerte de unas 23 mil personas al año en el mundo.

Pero no todo es estudio profundo, cada vez que puede recorre América latina con Marina Perotti, licenciada en biotecnología, que trabaja como personal de apoyo, una especie de bibliotecaria de las colecciones biológicas del IBR.

Este año y economía mediante, no podrán realizar el viaje, cuenta el joven que además, destaca el grupo humano del Instituto y agradece el vuelo que le permitió su director, Alejandro Vila.

¿Qué es un joven científico? "Es un apasionado, alguien que está en una búsqueda constante, que pone mucha cabeza, que disfruta un laburo que acapara los sentidos, como cuando componía en la música, y que tiene mucho compromiso con su trabajo", explicó González, un especialista en ver lo que no se ve. Un fuera de tono en buscar caminos.

Silvia Carafa

Comentarios