El Mundo
Miércoles 24 de Agosto de 2016

El jefe de la OEA proclamó "el fin de la democracia" en Venezuela

Luis Almagro envió una carta abierta al encarcelado opositor Leopoldo López, en la que afirmó que en el país impera la tiranía.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, elevó sus denuncias contra el gobierno de Venezuela, señalando el "lamentable final de la democracia" en el país e insistiendo en la realización del referéndum revocatorio al presidente. En una carta abierta al encarcelado líder opositor Leopoldo López, el jefe del foro regional declaró que la ratificación hace dos semanas de la condena a casi 14 años de cárcel contra el dirigente político selló el fin democrático en Venezuela. Asimismo, calificó al gobierno de Nicolás Maduro como un régimen y a la situación que impera en el país de tiranía. "La sentencia que reafirma tu injusta condena marca un hito, el lamentable final de la democracia en Venezuela. Párrafo a párrafo, es asimismo, la terminación del Estado de Derecho", escribió Almagro, llamando a López "amigo".

El ex canciller uruguayo dijo que "ningún foro regional o subregional puede desconocer" esa realidad, y llamó al Mercosur, donde Argentina, Brasil y Paraguay se resisten al traspaso de la presidencia pro-témpore a Venezuela, "el mejor ejemplo a seguir". La misiva de ocho páginas fue enviada a la cárcel de Ramo Verde, en Caracas, donde permanece López desde 2014, acusado de incitación a la violencia durante protestas contra el presidente Nicolás Maduro ese año, que dejaron 43 muertos. "Te soy sincero, en un principio, tras tu detención, no sabía que eras un preso político. El gobierno convirtió la mentira en verdad continental; recién cuando vi la sentencia, asimilé palabra tras palabra la dimensión del horror político que vive tu país", indicó el jefe del foro regional. "La existencia de presos políticos es absolutamente incompatible con un sistema democrático", apuntó. "Se ha traspasado un umbral, que significa que es el fin mismo de la democracia".

"Mantener el poder". La carta es la peor condena de Almagro contra el gobierno de Maduro desde que presentó un demoledor informe en el Consejo Permanente de la OEA el 23 de junio, en el que afirmó que Venezuela atraviesa "una grave alteración del orden constitucional" y democrático. Para el jefe de la OEA, los venezolanos son "víctimas de la intimidación" y denunció la corrupción de funcionarios que se enriquecen a través de "la opacidad, negociados y el manejo dudoso de los fondos público e impunidad".

Dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, enfrentan un juicio en Nueva York por narcotráfico, mientras dos generales —uno de ellos recién nombrado ministro de Interior— fueron acusados en Estados Unidos de narcotráfico. "El pueblo de Venezuela es víctima de la intimidación, convertida en el signo político gubernamental más tangible. Es el corolario de una gestión ineficaz de gobierno, que procura mantener el poder negando al pueblo la posibilidad de decidir mediante el voto", señaló. También reiteró su llamado a realizar el referéndum revocatorio contra Maduro, quien enfrenta el creciente descontento de una población que sufre escasez de alimentos y medicinas y una rampante inflación estimada por encima de 700 por ciento para 2016.

Al mismo tiempo, el gobierno y la oposición venezolana —que controla el Parlamento desde diciembre— libran una batalla institucional, que una mediación internacional impulsada por tres ex presidentes no pudo desactivar. Para Almagro, el gobierno venezolano recurre "a la violencia contra quienes manifiesten o tienen otras opiniones y sobre quienes votan las leyes". El lunes, Maduro ordenó remover en 48 horas a altos funcionarios que hayan firmado a favor de que se solicite el revocatorio en su contra.

Intimidaciones. Almagro sostuvo que el referéndum debe realizarse antes del 10 de enero, como exige la oposición. Si Maduro es revocado antes de esa fecha, se debe llamar a elecciones. Si es después, y pierde, el vicepresidente termina los dos años de mandato. Un conjunto de 15 países de la OEA llamaron hace dos semanas a las autoridades electorales venezolanas a cumplir "sin demoras" las etapas del plebiscito. Esas iniciativas se dan en el marco de la Carta Democrática Interamericana, un documento vinculante que faculta a los países de la región a estudiar mecanismos ante la crisis democrática en un Estado miembro de la OEA. En última instancia contempla la suspensión del país de la organización.

El prominente dirigente oficialista y alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, dijo ayer que Maduro ordenó citar a los ministros de Alimentación, Empresas Básicas, Finanzas, Despacho de la Presidencia y Trabajo para establecer que "no pueden haber en cargos directivos… personas que estén en contra de la revolución y del presidente". Luego de la recolección de firmas a favor del referendo, algunos empleados públicos denunciaron que fueron despedidos por apoyar la consulta.

Comentarios