Edición Impresa
Sábado 26 de Marzo de 2016

El Jardín Nº 27 Merceditas de San Martín, orgullo de Rosario

Es el primero provincial de la ciudad. El Concejo Municipal lo distinguió como "Institución benemérita" por su trabajo de inclusión. 

El miércoles pasado no fue un día más para el Jardín Nº 27 Merceditas de San Martín, de Sarmiento al 4400. El Concejo Municipal lo declaró Institución Benemérita de Rosario, una distinción que se otorga solamente a quienes son “notables en su trabajo y tienen más de 50 años en su trayectoria”, por nombrar unos de los tantos requisitos que demanda este título. El Jardín 27 tiene el mérito de ser el primero provincial de la ciudad, pero sobre todo de ser un ámbito inclusivo, que aloja a las infancias sin diferencias, además de tener un fuerte vínculo de pertenencia al barrio. El pedido para tal reconocimiento lo hicieron las familias, en particular las asociadas en “Padres TGD”.

   La presidenta del Concejo Municipal y autora de la ordenanza que distingue al jardín, Daniela León, compartió un breve discurso donde puso el acento en rescatar “la labor de las mujeres que forman el equipo de trabajo del jardín y de vinculación permanente con el barrio, su integración y la inclusión. El jardín fue inclusivo desde su concepción y es un ejemplo de lucha para la democracia plena. Siento orgullo y honor por esta iniciativa”.

Antes la directora del Jardín Merceditas, Marcela Airaldi, recorrió parte de la historia de este establecimiento que se instaló en 1951 en la vieja casona que fuera en su momento una residencia de fin de semana. También valoró las palabras de una de las maestras jardineras pioneras de este jardín, la escritora Teresita Alvado de Lardizabal, quien en el 25º aniversario había manifestado: “El Jardín creció en su obra”. “Y sigue creciendo”, sumó la actual directora emocionada por la distinción.

   Para el acto de premiación se cortó la calle, las familias, maestras y nenes y nenas se ubicaron en primer plano para no perderse detalle de lo que sería una fiesta. La directora Airaldi agradeció una y otra vez al equipo docente, a los padres y madres. También recordó que en esa tarea de incluir y hacer un espacio de aprendizajes que atienda a las diferencias trabajan con el apoyo y asesoramiento de la Escuela Especial 2097.
Otra de las oradoras fue la supervisora Silvina Medina quien definió a jardín como “un referente” de la educación inclusiva. “Venimos hoy a celebrar la diversidad”, dijo.

Mérito.  “Soy la mamá de Joaquín. Mi hijo fue recibido en la sala de 4 años por la seño Virginia”, comenzó a recordar en voz alta Ivana Mansilla, una de las madres que integran la Asociación “Padres TGD” que trabaja por la integración de niños con autismo. Relató cómo su pequeño fue uno más en el jardín y cómo todos se enriquecieron de esa diversidad de aprendizajes. Estaba con otro grupo de madres preocupadas por la integración escolar, especialmente invitadas.

   En el inicio del acto estuvo el Coro de Lengua de Señas del Círculo de Sordos que acompañó el himno nacional argentino. Al cierre, estuvieron dos ex alumnos del jardín que interpretaron canciones con chelo y guitarra. La jornada fue una fiesta para el jardín, la comunidad educativa, para el barrio pero sobre todo para la educación inclusiva de la primera infancia.
 

Comentarios