Opinión
Jueves 12 de Enero de 2017

El intríngulis santafesino

Claves. La invitación de Corral al PRO para que se integre al Frente Progresista fue rechazada desde los dos sectores. El presidente de la UCR cree en una gran coalición para enfrentar al peronismo en 2019.

La invitación del presidente de la UCR, José Corral, para que el PRO se integre al Frente Progresista murió antes de nacer.

Los rechazos a la iniciativa del intendente de la capital provincial fueron más estridentes en el territorio supuestamente amigo del macrismo que en las filas del socialismo. No hay ninguna chance de que el PRO, la UCR y el socialismo vayan juntos, ni en la ciudad de Santa Fe ni en la provincia.

Lo que impide esa coalición amplia son más las razones particulares que serpentean la política santafesina que las consideraciones algo desmesuradas sobre las "diferencias ideológicas".

Esas "diferencias ideológicas" que ayer levantaron dirigentes del Partido Socialista para oponerse a un frente amplio con los macristas, no las tiene el socialismo para formar parte del oficialismo mendocino o jujeño. O tampoco en Río Cuarto, donde forma parte de Cambiemos. Obviamente, la diferencia no es ideológica, sino pragmática: en Santa Fe gobierna el socialismo.

Corral ya los había invitado a los socialistas a formar parte de Cambiemos, y ahora dio vuelta la tapita invitando al PRO a formar parte del Frente Progresista. El objetivo del titular del radicalismo es evitar que en las elecciones de octubre florezcan en su ciudad candidatos del macrismo con lista propia que divididan el voto amigo e impidan un triunfo del oficialismo que ponga en dudas su liderazgo de cara al 2019. Pinta tu aldea y pintarás el mundo.

Pertenecer o romper

Una referencia macrista se sorprendió con la invitación de Corral e hizo su propia lectura: "Es raro eso, porque nosotros en la ciudad de Santa Fe no tenemos ni un concejal, y al que teníamos lo perdimos. Los nuestros ahí están más divididos que en Rosario. Me parece que la realidad es otra, José está decidido a permanecer en el Frente Progresista".

Como para que no quepan dudas de la posición del PRO, el presidente del partido, Federico Angelini, rechazó de plano la opción que planteó Corral y profundizó que el rival a vencer es el socialismo, al fin el Frente Progresista.

En el PRO santafesino aseguran que el intendente de Santa Fe quiere preservarse electoralmente para 2018, en la creencia de que allí se elegirán convencionales constituyentes. Sería el momento para transformarse en candidato si es que las negociaciones por la reforma prosperan.

En el medio del Jordán, el intendente puede quedar como jamón del sandwich de macristas y el Frente Progresista y, por eso, al argumentar su teoría de todos unidos triunfaremos, pone el foco no sólo en las alianzas del socialismo en Jujuy y Mendoza, sino en la reunión que Miguel Lifschitz tuvo con el gobernador jujeño, Gerardo Morales.

El jefe comunal santafesino está convencido de que Antonio Bonfatti no será candidato a diputado nacional y que Lifschitz, poco a poco, profundizará su liderazgo interno en el socialismo. En las encuestas que consume la clase política santafesina se observa que la imagen de Lifschitz estuvo en alza desde su asunción y que irá sí o sí por una reforma constitucional que incluya su reelección. ¿Cómo lo va a lograr si un acuerdo con el presidente de la Nación?, se preguntan algunos.

Corral sabe que es muy probable que este año compitan todos en diferentes sectores, pero alerta que, en 2019, el escenario cambiará abruptamente. Sostiene en la intimidad que allí las elecciones a gobernador serán desdobladas con la de presidente. Creen en ese reservorio que si se dividen los votos entre radicales y socialistas, se abrirá una gran puerta para el PJ santafesino. Esa opción, francamente, hoy está más lejos que Rosario de Leningrado. El peronismo provincial ni siquiera tiene una referencia para encabezar la lista a diputado nacional.

"Nosotros tenemos que derrotar y desalojar del poder al socialismo, no al peronismo. Lo que pasa, insisto, es que Corral no quiere irse del Frente Progresista. No importa, el tren pasa. Si no es Corral el candidato, será otro", despacha un diputado nacional del PRO que, incluso, refiere las dificultades que se presentan en Santa Fe para acordar con los radicales cercanos.

Cerca de Angelini, vislumbran otro escenario: "En el 2019, nosotros iremos con algunos radicales y algunos peronistas. Y el socialismo irá con otros radicales y otros peronistas". Todas esas ingenierías políticas tendrán razón de ser si a Macri y a Lifschitz les va bien. De lo contrario, todo volverá a fojas cero.

Y ese análisis de la gestión Macri, en correspondencia con lo que haga o deje de hacer Lifschitz, es lo que definirá la voluntad de los presidentes de comuna e intendentes radicales en las elecciones de mitad de mandato y cuando haya que llegar a la instancia de 2019.

Pero nunca hay que cenar antes del almuerzo. De hecho, los partidos políticos ni siquiera tienen definido quiénes serán de la partida en los comicios que vienen. Y, además, la realidad económica y social se encarga de aumentar el malestar.

El gobierno nacional no arranca, el provincial tiene que generar masa crítica y legitimidad, y la oposición es una suma de mosaicos que actúa y reacciona de manera espasmódica. Las elecciones de mitad no generarán adrenalina entre los que no son parte interesada.

A la hora de la verdad, cuando los intereses condicionen las estrategias, se generarán otros parámetros. Como resumió ayer ante LaCapital un curtido dirigente radical que hace part time entre el Frente Progresista y Cambiemos: "Todos nos volvemos racionales y pragmáticos cuando la otra opción es tener que leer los avisos clasificados para buscar trabajo".

Ideología, las pelotas, diría hoy Adelina Dalesio de Viola.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Expediente N° 5226063). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Las ventas de La Capital son auditadas por el IVC. Dirección, Redacción, Comercial, Circulación y Administración: Sarmiento 763. CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 5226000 Fax: 5226014. Fax recepción de avisos: 5226035/012. Avisos telefónicos: 5226060. Imprenta propia en Santiago 159 bis CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 4117784. La Capital utiliza los servicios periodísticos de las siguientes agencias: Internacionales: Reuters, DPA y AP. Nacionales: Télam y Noticias Argentinas.

Comentarios