La ciudad
Martes 23 de Agosto de 2016

El interior sigue pagando tarifas eléctricas más caras que Buenos Aires

Los costos de distribución y tarifas iniciales mucho más elevadas que las porteñas explican esa diferencia.

Donde era muy barata ahora es un poco cara. Y donde era bastante cara, ahora es carísima. Los precios de la electricidad, cuya dispersión durante la gestión kirchnerista provocó una grieta de tarifas de hasta siete veces entre Capital y Gran Buenos Aires y distritos como Santa Fe, con el gobierno de Cambiemos tienden a equipararse pero de la peor manera para los bolsillos: hacia arriba.

A pesar de este emparejamiento, Santa Fe sigue teniendo valores que se ubican entre los más caros de Argentina para el caso de los usuarios residenciales: si se toma el rango de los consumos de 150 kw/h y 300 kw/h mensuales —donde se ubica la mayor cantidad de usuarios— un residente de esta provincia o de Córdoba (otro distrito caro) abona tarifas que pueden ser "un 176 por ciento mayores que en Mendoza, un 149 por ciento mayores que el Gran Buenos Aires y un 66 por ciento mayores al promedio nacional".

Así se desprende de un análisis comparado entre las tarifas de las seis principales distribuidoras de Argentina (Edenor, Edesur, Edelap, Edemsa, Epec y EPE) publicado en marzo pasado por el Centro de Estudios de la Regulación Económica de los Servicios Públicos (Ceres) de la Universidad de Belgrano.

Por el contrario, ese no es el caso de las tarifas para usuarios comerciales, donde Santa Fe tiene —siempre en promedio— una de las más baratas del país con un costo por kw/h de 0,602, sensiblemente inferior al de La Plata (0,87), Córdoba (1,87), Mendoza (0,69) e incluso Edenor (0,78) y Edesur (0,74).

En ese sentido la investigación del Ceres destaca que para el caso de una potencia contratada de 30kw y un factor de uso del 65 por ciento, un usuario comercial santafesino abona tarifas hasta 3,1 veces más bajas que un comercial en Córdoba.


tarifaepe.jpg

Menos brecha. Entre acusaciones cruzadas de "pesada herencia" y "tarifazo brutal", las tarifas eléctricas siguen estando marcadas por diferencias entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires y las provincias del interior.

Si bien es muy difícil establecer números precisos porque los cuadros tarifarios difieren según provincias, usuarios y consumo, especialistas del sector consideraron que esa brecha sigue existiendo al menos por dos razones: un piso de tarifas más elevado para las empresas provinciales (que a diferencia de Edesur y Edenor sí fueron ajustando durante los últimos años), y valores de distribución muy diferentes.

Según el documento "Tarifas 2015" de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), hasta diciembre del año pasado la brecha entre Buenos Aires y las provincias con servicio más caro (como Santa Fe) era de hasta 7 veces.

Cecilia Laclau, de esa entidad, explicó que la diferencia "sigue existiendo pero es menor que antes", y que ahora se explica exclusivamente por el Valor Agregado de Distribución (VAD) de cada jurisdicción. "Ahora todos pagan lo mismo por la energía mayorista, así que lo que explica principalmente las diferencias es el VAD", dijo.

Según Laclau, calcular la magnitud de esa brecha es complicado ya que todavía hay "marchas y contramarchas con los incrementos", aunque remarcó que "tiene que ver con el costo de distribución de cada provincia". "Si en Santa Fe se paga más es por el VAD, y a ese costo lo decide cada jurisdicción", explicó.

Alberto Rosandi, de la consultora Elys, estimó que la ecuación entre distritos "ahora está un poco más equilibrada" y que las distorsiones que sigue habiendo "dependen en parte de cada empresa".

Así lo demuestra el trabajo de la Universidad de Belgrano: "Mientras que un usuario residencial de Edesur que consume 30 kw/h en 2015 pagaba 5,6 veces menos que en Santa Fe y 2,75 veces menos que el promedio nacional, hoy esa proporción descendió a 2,1 y 1,3 respectivamente".

Territorios. A todas las empresas que distribuyen electricidad les tocó una suba de entre 200 y 300 por ciento en enero tras la decisión del gobierno nacional. Luego, cada jurisdicción aplicó aumentos propios: En Santa Fe esas subas se solaparon ya que a la "propia" del 27 por ciento de diciembre se le sumó otra de entre 30 y 48 por ciento como efecto "arrastre" de la suba nacional.

Para Rosandi, en promedio el precio de la electricidad en Santa Fe se ha encarecido entre un 200 y un 300 por ciento entre diciembre pasado y la actualidad.

¿Por qué es más cara la energía en esta provincia? El experto señaló que la EPE alega cuestiones de operatoria, ya que se trata de un extenso territorio con gran cantidad de líneas que mantener, lo que encarece el VAD.

Pero Rosandi destacó que existen otro factores asociados a la estructura de renta de cada empresa, y que mientras Edenor y Edesur estuvieron en un impasse durante varios años sin desembolsos la EPE lanzó un plan de inversiones que repercutió sobre las tarifas.

En Entre Ríos, las subas terminaron en la Justicia. El mes pasado, el Superior Tribunal de esa provincia avaló el aumento de electricidad del 137 por ciento dispuesto por el gobierno local en diciembre pasado.

En Córdoba, una jurisdicción que tiene casi las mismas tarifas que Santa Fe, hubo una suba de hasta el 48 por ciento que el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) le autorizó a la Epec.

El caso de Mendoza es particular, ya que después del tarifazo ese distrito quedó con valores "menos caros" y hoy es el operador con valores más bajos para usuarios residenciales.

Récord de consumo energético

A pesar de los incrementos en los precios de la electricidad, la temporada otoño/invierno 2016 batió varios récords de consumo de energía como consecuencia de temperaturas que estuvieron por debajo de los promedios históricos. Según la Fundelec, junio terminó con un ascenso del 4,9% de consumo a nivel país en comparación con el mismo período de 2015, con importantes subas en Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano y en muchas otras regiones del país.

Comentarios