Edición Impresa
Sábado 27 de Septiembre de 2014

El Inta ocupa el territorio en el debate por la aplicación de fitosanitarios

(Por Alvaro Torriglia y Sandra Cicaré / La Capital). _ El titular del organismo y el secretario de Agricultura encabezaron en el sur de Santa Fe un encuentro con productores.

El gobierno nacional, a través del Ministerio de Agricultura y el Inta, salió con fuerza a meterse en el debate que agita a los pueblos de la región pampeana, a partir de la tensión entre vecinos y productores por la aplicación de fitosanitarios.

Las denuncias sobre mala praxis en estas aplicaciones y sobre el impacto en la salud de la población impulsaron reclamos y movilizaciones que obligaron a las autoridades de los tres niveles a involucrarse en la problemática. El resultado del amplio y duro debate que se generó en los últimos años fue la disposición de una nueva generación de reglamentaciones locales y legislaciones provinciales destinadas a ordenar el sistema y preservar la salud de la población.

"Lo primero es preservar la salud de la gente", aseguró el secretario de Agricultura de la Nación, Gabriel Delgado, durante la apertura de la jornada de aplicación de fitosanitarios que se realizó en el Inta Oliveros. La actividad fue la tercera de una serie que comenzó en Salto, continuó en Coronel Suárez y siguió en la experimental del sur de Santa Fe, que es referente en estos temas dentro del organismo tecnológico nacional.

Se trata de demostraciones sobre aplicación de fitosanitarios por vía terrestre y aérea que buscan demostrar que, a través de las buenas prácticas, se conjura el riesgo de deriva. Tiene el doble objetivo de capacitar a productos y operadores y de llevar información a las autoridades locales para que "tengan herramientas científicas para tomar decisiones frente a la demanda social por las aplicaciones", dijo Federico Anglesio, presidente del Inta.

Anglesio explicó que fue una decisión del ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, la de "bajar al territorio, a los municipios y comunas" para llevar información "a los decisores de políticas públicas". Los intendentes, presidentes de comuna y legisladores locales que "están en la primera línea de la demanda de la sociedad".

contra la prohibición. El presidente del Inta está particularmente convencido de que la aplicación correcta de agroquímicos, con la tecnología y el conocimiento vigente, son una salvaguarda para preservar la salud de la población. Es más, se mostró en desacuerdo con las prohibiciones y las zonas de exclusión en áreas periurbanas. "Hay lugares en los que se ha avanzado en prohibiciones totales, hasta el absurdo de que si sufrieran una invasión de mosquitos no podrían fumigar", se quejó.

Más allá de esa opinión, admitió que la nueva generación de reglamentaciones, que incluyen la preservación de las áreas periurbanas, obedecen a un lógico temor de sus pobladores, acostumbrados a ver malas prácticas. Y contó que en casos, como el de Arequito, en los que "se llegó a un buen equilibrio".

El propio Delgado se hizo cargo del tema al poner ejemplos de casos aberrantes de aplicación o vertido de agroquímicos que "hay que desterrar".

"Tanto los vecinos como los aplicadores necesitan información, no sirve de nada una discusión en la que un sector diga que los agroquímicos son totalmente inocuos y otro que busque prohibirlos totalmente", dijo.

Para el segundo del Ministerio de Agricultura de la Nación, la investigación, el conocimiento y las buenas prácticas reducen los riesgos y ayudan a construir "tolerancia social". Señaló en ese sentido que "pese a que contaminan y producen accidentes, los autos no se prohiben porque la gente percibe que su utilidad es mayor al temor que generan".

Respecto de los fitosanitarios, advirtió que el tema es "especialmente sensible" en la región pampeana, de donde sale el grueso de las exportaciones necesarias para capturar divisas. "Tenemos una producción importante para el país y hay que trabajar para construir confianza social en la forma de producir", subrayó. Y consideró que "para hacerlo no hay que generar miedo pero tampoco decir que los fitosanitarios son inocuos".

Anglesio, opinó que las nuevas herramientas tecnológicas superarán esta discusión ya que "con el manejo integrado de plagas, la agricultura de precisión y la biotecnología, se reduce la necesidad de aplicar fitosanitarios".

La intervención del Inta en este terreno se intensificó a partir de un trabajo en conjunto con las organizaciones que nuclean a empresarios agropecuarios, ingenieros agrónomos, fabricantes de fitosanitarios y entidades tecnológicas. De este nucleamiento salió un documento de trabajo en el que se exponen las buenas prácticas de aplicación.

"Forma parte de la constitución de una institucionalidad público-privada que no obedece al interés de una empresa porque le aprueben un producto sino a una forma de intervenir con herramientas e información concreta en el debate público", señaló Federico Landgraf, director de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe).

El empresario recordó que desde hace más de diez años la cámara trabaja en un programas de capacitación, como en el que involucra el manejo de envases. Señaló que jornadas como las del Inta Oliveros permiten demostrar a campo que "no hay deriva si se trabaja bien".

El ingeniero agrónomo del Inta Oliveros, Rubén Massaro y el especialista Alberto Etiennot, dirigieron las demostraciones que incluyeron pulverización terrestre y aplicaciones aéreas sobre un lote en el que se colocaron tarjetas hidrosensibles para medir la deriva.

La jornada se completó con una charla sobre el uso responsable de fitosanitarios, sobre el efecto de los agroquímicos en la salud, en una charla donde disertó la toxicóloga Silvia Martínez del TAS y sobre tecnologias de aplicación. También se presentó el caso de una experiencia exitosa en Arequito de convivencia entre sector urbano y rural a cargo de Luis Carrancio y Rafael Abrate.

Comentarios