Policiales
Martes 10 de Mayo de 2016

El inicio de una saga de sangre

Tiziano Gamarra fue una víctima más de la larga historia de enfrentamientos sellados con muerte en barrio Las Flores que inició hace dos décadas.

Tiziano Gamarra fue una víctima más de la larga historia de enfrentamientos sellados con muerte en barrio Las Flores que inició hace dos décadas. La bala que alcanzó al nene buscaba vengar un crimen del año 2000, cuando la banda de Los Monos empezaba a consolidarse en la guerra sin control contra Los Garompa y una tercera facción, Los Arriola, con quienes disputaban el territorio y el mercado del narcotráfico.

En ese marco uno de los hombres de Arriola, Juan Carlos Canteros, fue ultimado a balazos en agosto de 2000 por Mario "Pino" Fernández, un soldado de Los Monos. En venganza por ello, dicen las crónicas, dos años después los Arriola asesinaron al "Tata" Maldonado, el mejor amigo de quien se por entonces erigía como jefe de Los Monos, Ariel Máximo Cantero, ahora apodado "El Viejo".

La muerte de Canteros suele situarse como el punto de partida de aquella guerra. Tenía 26 años y fue acribillado el 6 de agosto de 2000 en Estrella Federal y Guardia Morada. Había salido apenas un mes antes de la cárcel de Coronda y por su muerte fue acusado fue Mario Fernández, también conocido como "Marito Pino". La historia que llegó a las notas de los diarios es que la familia sacó a Marito esa misma noche, en una moto, para esconderlo en zona de islas.

No fue el único prófugo: también Daniel "Papucho" Reyna desapareció por entonces de los lugares que solía frecuentar. Luego fue apresado y obtuvo la falta de mérito. Es el hombre a quien estaba destinado el ataque que, en el mismo territorio, mató al nene diez años después.

Comentarios