Economía
Viernes 14 de Octubre de 2016

El Indec confirmó que los alimentos subieron fuerte en septiembre

La inflación de septiembre fue del 1,1 por ciento y registró fuertes incrementos en los sectores vinculados a indumentaria y alimentos, un rubro que afecta en mayor medida a las personas de menores recursos.

La inflación de septiembre fue del 1,1 por ciento y registró fuertes incrementos en los sectores vinculados a indumentaria y alimentos, un rubro que afecta en mayor medida a las personas de menores recursos. Así lo reveló el Indice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec.

Según estos datos oficiales, el rubro con mayor incremento fue el de indumentaria, al avanzar un 4,9 por ciento a causa del cambio de temporada. En el otro extremo se ubicó el sector de viviendas y servicios, con un retroceso de 5,3 por ciento. Este último sector estuvo influenciado por la aplicación de un remanente de la marcha atrás con el aumento de tarifas.

Un mes después de que el gobierno nacional batiera el parche con un supuesto control de la inflación, el rubro de alimentos y bebidas, que más impacto tiene entre los sectores de menores recursos, arrojó un dato preocupante: subió un 2,3 por ciento. Por otra parte, el rubro esparcimiento aumentó un 1,9 por ciento; atención médica y gastos para la salud escaló 1,1 por ciento, y transporte y comunicaciones registró un incremento de 0,8 por ciento.

Los precios vinculados a la educación registraron en septiembre una variación positiva del 0,3 por ciento, mientras que los de equipamiento y mantenimiento del hogar crecieron un 0,4 por ciento y el rubro otros bienes y servicios registró un alza del 2,5 por ciento.

Previo a la publicación del Indice de Precios al Consumidor del Indec, el gobierno porteño había estimado que la inflación del mes pasado en la ciudad había sido de 1,3 por ciento, mientras los datos oficiales de Córdoba arrojaron un alza del 1,76 por ciento. Las consultoras privadas estimaron en septiembre un aumento del costo de vida del 0,8 por ciento.

Sin tarifazo. El organismo que conduce Jorge Todesca indicó que si la Corte no hubiera llevado atrás la suba de tarifas, la tasa de inflación de octubre debería haber sido 1,7 por ciento, o sea, 0,6 puntos porcentuales más.

En agosto la inflación había sido 0,2 por ciento pero con el impacto de la suba de gas habría sido 0,9 por ciento.

Según los especialistas, cuando en octubre vuelvan a medirse los precios de las tarifas del gas, aportará un impacto del 1 por ciento y la inflación minorista superaría el 2 por ciento en ese mes.

La denominada "inflación núcleo", que registra los aumentos de precios tuvo un aumento del 1,5 por ciento, mientras que el de los productos afectados por cambios estacionales crecieron un 4,1 por ciento y los regulados, como por ejemplo las tarifas, tuvieron un descenso del 1,4 por ciento.

Comentarios