Escenario
Miércoles 24 de Agosto de 2016

El hombre que se convirtió en un felino y redescubrió a su familia

Mañana se estrena "Mi papá es un gato", protagonizada por Kevin Spacey y Christopher Walken. La fantasía al servicio de la realidad.

Una película para toda la familia, con misterio sobrenatural en el formato de una comedia disparatada. Eso es lo que propone Barry Sonnenfeld, el director de "Hombres de negro" y "Los locos Adams", en "Mi papá es un gato", la película que se estrena mañana en Rosario. Con un elenco de grandes figuras, entre las que se destacan Kevin Spacey, Christopher Walken y Jennifer Garner, el filme plantea, según el realizador, "una situación fantástica, que de alguna manera está totalmente arraigada en la realidad".

"Mi papá es un gato" ofrece también la posibilidad de ver haciendo humor a Kevin Spacey, uno de los actores ligados últimamente a personajes más cerca del villano que del héroe. El protagonista de "House of Cards" interpreta en esta película a un ambicioso adicto al trabajo, que después de un accidente se encuentra atrapado en el cuerpo de Sr. Fuzzypants, el gato de su hija.

"Para mí, esta es una gran oportunidad porque me encanta hacer comedia", explicó el ganador de dos premios Oscar por "Belleza americana" y "Los sospechosos de siempre". "A menudo la gente me imagina en un papel más oscuro y de malvado. Pero para mí es una gran alegría venir a trabajar todos los días y hacer algo sumamente divertido, rápido e inteligente", consideró Spacey.

Sonnenfeld tenía la intención de encauzar la misma gracia que se inclina a lo irreverente, tal como lo hizo en "Hombres de negro". "Esta película es la historia de Tom Brand (Spacey). Es un hombre de negocios con un toque de Midas. Todos los negocios en los que se involucra se convierten en oro. Además, como muchos hombres de negocios poderosos, Tom antepuso su trabajo a su vida familiar", apuntó.

El director dijo que la película encaja perfectamente en su "cabina de mando". Y explicó: "Es lo que hago como un director de cine: es una fantasía, es divertido, pero también es real. Es una película muy divertida en una situación fantástica, que de alguna manera está totalmente arraigada en la realidad".

Según el co-guionista Ben Shiffren, el objetivo del guión era contar una historia con humor y corazón sobre un hombre que ha alejado a su familia por pasar todo su tiempo en la oficina y, debido a una intervención mágica, se ve obligado a reevaluar sus prioridades. "Queríamos que el tono fuera un poco más maduro que una típica película de «travesuras de gato», así los padres pueden disfrutarla tanto como los niños", añadió.

La historia despunta cuando un hombre de negocios sumamente exitoso que ha construido un imperio a costa de cualquier tipo de conexión humana verdadera, como lo es Tom Brand, se ve rodeado de buenas personas que lo aman a pesar de sus defectos. Pero recién cuando se encuentra con cuatro patas y una cola toma consciencia de lo afortunado que ha sido.

En el centro de su familia está su hermosa y comprensiva esposa Lara, que no es otra que la bella Jennifer Garner. Sonnenfeld dice que en cuanto leyó el guión se formó una imagen mental de la actriz que interpretaría el personaje. "Jennifer Garner siempre fue mi primera opción para el papel de la mujer de Kevin", explica. "Es hermosa, fuerte y divertida - cualidades que no siempre van de la mano".

A Garner le intrigaba la premisa peculiar de la película y la comedia corporal. "Esta película ha sido un tema de conversación interesantísimo en casa, con mis amigos y mi familia, y todos ellos quieren saber cómo puede ser posible que Kevin Spacey se convierta en un gato", se ríe. "Además, el simple hecho de que le compre un gato a Christopher Walken ya demuestra que algo disparatado, mágico y maravilloso va a suceder", dijo la intérprete.

La actriz de "El club de los desahuciados" y "Milagros del cielo" está feliz de integrar este proyecto. "Yo interpreto a esta pobre madre que está en casa con su marido en coma, una hija confundida y un gato que actúa como un loco, que se emborracha y se comporta de un modo totalmente salvaje e inapropiado", se ríe. "Entonces, estoy tratando de entender todo eso".

"Lara es bastante equilibrada", añade. "Es cálida, sensible, amorosa, pero ella está harta de su marido, aunque realmente lo ama. Pero está empezando a tratar de establecer límites, para reclamar que Tom aparezca de una vez en la vida familiar, aunque él falla una y otra vez", agrega.

El filme también cuenta con el ganador del Oscar Christopher Walken en el papel del excéntrico dueño de la tienda de mascotas Félix Perkins. Sonnenfeld confiesa que una de sus ambiciones era dirigir a Walken en una película: "Yo estaba encantado de que aceptara trabajar en nuestra película. Resulta que es un gran amante de los gatos y ha tenido muchos".

Walken, que tomó popularidad a partir de su papel en el ardiente drama sobre Vietnam "El francotirador", por el que recibió un Oscar en 1978, demostró a lo largo de los años un tremendo talento para la comedia. Los ejemplos incluyen una cantidad de apariciones en "Saturday Night Live" y en hitos cinematográficos como "Annie Hall" y "Hairspray".

El papel de Félix, el maravilloso encantador de gatos en "Mi papá es un gato", le dio otra oportunidad de mostrar su lado gracioso. "Es un guión maravilloso, actores maravillosos y además tiene un director como Barry Sonnenfeld", manifestó. Y confesó: "Además, siempre me han gustado los gatos y siempre tuve gatos en casa. Es más, creo que Félix se parece mucho a mí".

Por último, Sonnenfeld aseguró que está inmensamente satisfecho con la forma en que salió la película, a pesar de que contradice una vez más uno de los mitos más antiguos de Hollywood: "Dicen que nunca trabajes con animales o niños y, de alguna manera, he conseguido ganarme la vida haciendo ambas cosas. Creo que al público le va a gustar muchísimo".

Comentarios