Edición Impresa
Sábado 03 de Mayo de 2008

El hombre de la rosa

Un encuentro secreto en un restó bar apartado, a altas horas de la madrugada. Una promesa que alimenta fantasías non sanctas, y con más razón si los protagonistas son expertos en seducción.

 

Un encuentro secreto en un restó bar apartado, a altas horas de la madrugada. Una promesa que alimenta fantasías non sanctas, y con más razón si los protagonistas son expertos en seducción. Sucedió el viernes a la noche, en un discreto local del centro, y los protagonistas fueron Katja Aleman, la mujer que alimentó los sueños de los argentinos desde la tapa de Playboy, y el Indio Blanco. Sí, el dueño del sexy-bar La Rosa. La excusa fue cerrar un acuerdo para que la actriz porteña presente "Kabaret Líquido" en Calígula, el nuevo local que el empresario de la noche está a punto de abrir en el corazón de Pichincha. Nadie les creyó. ¿Por qué será?

Comentarios