La ciudad
Martes 26 de Julio de 2016

El hombre herido en la explosión del Laboratorio Apolo "está respondiendo bien" tras salir de terapia intensiva

Juan Carlos Sánchez, el conductor de la línea 123, sufrir el síndrome de aplastamiento y quemadura en la mitad del cuerpo como consecuencia del siniestro.

Tras sufrir el síndrome de aplastamiento y quemadura en la mitad del cuerpo por la explosión de la caldera del Laboratorio Apolo, Juan Carlos Sánchez, el conductor de la línea 123, evoluciona favorablemente como consecuencia de un intensivo tratamiento en el Centro de Quemados del Sanatorio Británico, donde le practicaron dos injertos de piel y le retiraron el respirador artificial.
Sánchez salió hace unos días de la terapia intensiva del nosocomio donde fue internado como consecuencia se siniestro que se produjo en las primeras horas del 27 de junio pasado en el barrio Tablada cuando una de las calderas salió despedida por efecto de la alta condensación del vapor.
El director del Centro de Quemados, Osvaldo Freddi, explicó que el conductor "está respondiendo bien, está haciendo kinesiología y se puede comunicar con la familia. Las operaciones fueron en la cara posterior de la pierna izquierda y se le están practicando unos baños especiales que le van cicatrizando la piel dañada".

Comentarios