Edición Impresa
Sábado 17 de Julio de 2010

"El gran pez": la magia también existe

Por Sonia Alesso (*) / Como una red entretejida de historias reales y exageradas, Big Fish (El Gran Pez), dirigida por el gran Tim Burton, es la historia de Edward Bloom (protagonizada por el actor Albert Finney )y de aquellos que lo aman.

Como una red entretejida de historias reales y exageradas, Big Fish (El Gran Pez), dirigida por el gran Tim Burton, es la historia de Edward Bloom (protagonizada por el actor Albert Finney) y de aquellos que lo aman.

Big Fish es divertida, mágica y posee un relato excelente. Es una película que habla contra un mundo de leyes inalterables, de certezas absolutas, y plantea otro, lleno de fantasías contemporáneas de la mano de un vendedor que ha convertido las cosas más simples de su vida en leyenda y mito.

Las fabulosas historias de Bloom encantan a cualquiera que se encuentra excepto a su hijo Will (Billy Crudup), que también ha abandonado su hogar, pero en este caso para escapar de la gran sombra de su padre.

Cuando Edward enferma y su mujer, Sandra (Jessica Lange), trata de reconciliarlos, Will se embarca en su propio viaje personal.

Las historias de su vida: su nacimiento, su primera gripe, el día que se fue del pueblo a la ciudad, el amor e incluso un simple día de pesca pasan a ser, en su boca, aventuras tan grandes y espectaculares, tan llenas de fantasía y misterio, que por unos minutos olvidamos las leyes físicas, y nos permitimos soñar con gigantes, brujas y poetas.

Big Fish es también el viaje de un hijo en busca de su padre, para separar el mítico padre del real, reconocerlo y reconocerse.

Tim Burton, como en sus anteriores películas, nos cuenta que toda historia tiene algo de mito, algo de fantástica, venciendo los límites que a veces nos imponemos.

Poética película de este realizador. Brillante elenco... La magia existe.

(*) Secretaria general de Amsafé.

Comentarios