AFIP
Martes 23 de Agosto de 2016

El gobierno de Uruguay eliminará el secreto bancario y compartirá información con la Afip

El 74 por ciento de los depósitos externos en el país charrúa son realizador por argentinos.

El gobierno de Uruguay presentó un proyecto de ley para eliminar el secreto bancario y los bancos estarán obligados a informar al fisco desde fin de año quiénes son los titulares de cuentas y qué saldos y rentas posee cada uno. Además, la Direccion General Impositiva (DGI) uruguaya firmó un convenio con la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) para compartir información.
La norma, que ahora discute el Congreso uruguayo, es de sumo interés para Argentina, ya que incluye a los depósitos de residentes en el exterior, en momentos en que el 74 por ciento de los depósitos externos son de argentinos.
Los bancos deberán entregar la información a fines de este año, una vez que la iniciativa se convierta en ley.
El secreto bancario uruguayo y ciertas exenciones fiscales fueron motivos más que suficientes para que empresas y personas físicas argentinas trasladen sedes o depositen dinero en Uruguay. La tendencia se profundizó desde fines de 2011, cuando Argentina implementó el cepo cambiario que impidió la libre disponibilidad de dólares.
Según el Banco Internacional de Pagos (BIS, sus siglas en inglés) las empresas y familias argentinas tenían a fines de 2015 depósitos en el exterior por 21.825 millones de dólares. El 15,4 por ciento de ese monto, 3378,4 millones de dólares, estaba radicado en Uruguay.
Medidos en dólares, los depósitos de argentinos en Uruguay crecieron casi 50 por ciento desde 2011. Y llegaron a representar el 73,7 por ciento de los depósitos extranjeros del país vecino. Casi siete de cada diez dólares de clientes no residentes en Uruguay son de argentinos.
El proyecto de ley que impulsa el gobierno de Tabaré Vázquez obligará a las entidades financieras a enviar a la DGI información sobre saldos y rentas en cuentas bancarias de residentes y no residentes, sean personas físicas o jurídicas. También deberán identificar la residencia fiscal del titular de la cuenta bancaria. Como los cambios normativos comenzarán a regir en 2017, los bancos deberán entregar la información a fines de este año, una vez que la iniciativa se convierta en ley.
Además, el artículo 17 del proyecto de ley elimina la confidencialidad que existe entre un cliente (titular de la cuenta bancaria) y su abogado o contador. Eso le dará más poder a la DGI uruguaya para detectar eventuales irregularidades de los contribuyentes.

Comentarios